Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Una de las cosas más atractivas de Spore como ya se ha mencionado incontables veces es el hecho de la facilidad con la cual una persona puede entrar a jugar y de manera intuitiva prácticamente sacarle el mayor provecho y tener una experiencia altamente satisfactoria. Pero ¿Es cierto esto?

Pues porque no hacer un pequeño experimento para comprobarlo.  Básicamente lo que hice fue raptar a mi sobrino de 8 años de edad prometiéndole un día completo de videojuegos y a mi hermana un poco de descanso de su vástago. La cita fue un sábado, pasé por al medio día, lo llevé a las hamburguesas de la carita feliz por su comida chatarra favorita y lo traje para sentarlo un par de horas a disfrutar de Spore y ver su reacción.

Al comenzar mi intensión era que yo interviniera lo menos posible en la experiencia del chamaco con el juego, quizás sólo arrancar el juego y dejarlo experimentar por sí mismo todo este universo digital de el juego. Y así fue. Arranqué el juego, tardó un poco en hacer su propio mundo y criatura, al cual le llamó “patito”, y comenzó a hacer su criatura.

Tardo alrededor de 32 minutos, únicamente decidiendo de qué color quería su célula, “¿No lo puedo hacer morado?, me gusta el morado.” “¡No, mejor rojo!” , mientras le preguntaba si sentía que era fácil entenderle a todo, “¡Ay tio Monch! ¿Qué no puedes? Mira, con este botón le pongo dientes, y con este aletas, como pez.”

Pasando la parte de “creación” la cual disfrutó al máximo dejando que su imaginación creciera comenzó a jugar y me sorprendió como la nueva generación de chamacos tienen habilidades superiores para el entendimiento digital, en menos de 16 minutos ya había terminado la parte celular y ya estaba listo para saltar a hacer su criatura y saltará a la tierra.  Entre risas, gozo y demás mi sobrino disfrutaba el juego como cuando yo jugaba Mario 3 en el Nintendo, ese disfrute intrínseco de inmersión total en un juego, con la diferencia que esta criatura era suya, él la creó, él la está ayudando crecer, y su interacción es completamente más profunda que correr con un plomero pre pixeleado, ya que el hizo su “Personaje” como el quiso, con todo y sus manchas de colores casi neones.

Es increíble como un juego tan complejo y completo como Spore en verdad puede apelar a cualquier tipo de público, mi sobrino pudo navegar sin ningún problema entre todos los menús y opciones, y se sentía como todo un experto corrigiéndome y haciendo gala de sus habilidades. Y en efecto mi interacción fue nula. El hizo todo el solito.

Llegó la noche y mi sobrino no quería que lo llevara de regreso a su hogar, el juego lo llamaba a seguir adelante, pero pues ante los gritos telefónicos de mi hermana que tenía que bañarse cenar y dormirse, tuve que apartarlo de mi computadora para llevarlo a su casa. ¿Y te gustó el juego? Preguntaba. “Esta increíble, ¿puedo venir mañana a jugar?”

Claro que puedes….pero ya le mandé pedir a los reyes que te lo llevarán. Pero eso todavía él no lo sabe.

Desde la Red…
Comentarios