Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Las ternas para conformar el nuevo regulador de telecomunicaciones en México

Con la reciente reforma constitucional a las telecomunicaciones, radiodifusión y competencia económica es necesaria la creación de dos organismos para fomentar la competencia en México, el primero denominado Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) como sustituto a la actual Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL); y el segundo llamado Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE) que ocupará el lugar de la Comisión Federal de Competencia (COFECO).

Dos organismos regulatorios nacen y dos perecen.

Esto resulta importante para los amantes de la tecnología debido a que, en comparativos internacionales, México tiene una aún baja penetración de servicios de telecomunicaciones, además, un internet caro y lento que nos pone en clara desventaja con otros países. Todo esto sin contar la concentración en televisión abierta, que a falta de una mayor adopción de banda ancha, se traduce en un sesgo informativo a nivel nacional debido a la falta de pluralidad de contenidos.

Regresando a los nuevos órganos reguladores, el IFT ahora tendrá las atribuciones de competencia que anteriormente tenía la COFECO; es decir, ahora la nueva CFCE será encargada de las prácticas monopólicas en los mercados excepto el de las telecomunicaciones y radiodifusión.

Para cumplir con titánica labor, se amplió el número de comisionados de 5 a 7 por cada uno de los órganos. Al menos si no son machos son muchos dirían por ahí. Y estos comisionados serán seleccionados por el Ejecutivo Federal y ratificados por el Senado de las ternas para aspirantes elegidas en un proceso coordinado por el Comité de Evaluación, el cual está conformado por los titulares del Banco de México, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Dichas ternas fueron ya publicadas en el Diario Oficial de la Federación el pasado 12 de agosto de 2013 y pueden consultarse aquí.

Y es que en la conformación del IFT, el organismo que regulará las telecomunicaciones, desde hace un par de semanas hemos visto a distintos personajes queriendo influir en la elección de los comisionados, desde descalificar el proceso porque no se encuentra tal o cual aspirante o si el examen de conocimientos tuvo preguntas que no se sabían. Pero también es cierto que en este espacio se denunció con antelación la posible discrecionalidad en la elaboración de las ternas como si se tratara del mundial de fútbol y se pusiera un candidato fuerte contra puros débiles, o si se incluyeran varios fuertes en una sola terna para que quedaran eliminados. Sería bueno para el proceso conocer el criterio que se utilizó para elaborar cada una de las ternas para ocupar las posiciones de comisionados.

Por último, me parece que el dilema que enfrenta tanto el Ejecutivo como el Senado en la ratificación de los comisionados es apostar por nuevos talentos que posean una visión distinta, por la experiencia de funcionarios públicos de grandes capacidades, o por un híbrido entre experiencia y gente fresca.

Yo no buscaré descalificar a los aspirantes que han tomado posturas distintas al interés público (y vaya que conozco a algunos en esas listas) cuando han desempeñado sus labores en años pasados. Sin embargo, he de reconocer a los aspirantes de quienes he podido conocer su valiosa labor en el sector de las telecomunicaciones como a Carlos Silva Ponce de León, con grandes conocimientos técnicos y económicos; a Mónica Aspe, quien ha impulsado una Agenda Digital para cerrar la brecha digital en México; a Luis Fernando Peláez, Ernesto Flores y Lester García, impulsores de la interconexión e interoperabilidad de redes; y a Mony de Swaan y Gonzalo Martínez Pous, comisionados actuales de la COFETEL ambos con aciertos en su administración para tener al menos a uno que responda en la transición de labores entre órganos reguladores.

El procedimiento a seguir es que el titular del Ejecutivo elija a un candidato por cada una de las ternas a más tardar el próximo 19 de agosto y, posteriormente, el Senado contará con 10 días hábiles para confirmar o rechazar las propuestas. En caso de que el Senado rechace 2 veces la propuesta del Ejecutivo para una posición, entonces el presidente podrá hacer el nombramiento de manera directa.

Desde la Red…
Comentarios