Los hologramas 3D en tiempo real no solamente son posibles,  sino que usan Kinect como el dispositivo de entrada. Un grupo del MIT ha recreado la famosa escena en 3D de la Princesa Leia de la película original de Star Wars, pero como un holograma real en 3D.

El grupo de Michael Bove, en el MIT Media Lab, ha trabajado para crear hologramas 3D en tiempo real y ha podido transmitir la escena del holograma de la Princesa Leia . Lo que importa aquí es hacer notar que la resolución y la velocidad de cuadros por segundo puede aún ser baja, pero es 3D en vivo, no un mensaje holográfico como muestra R2D2 en la película.

Quizás lo más importante en todo caso es que se trata de holografía en 3D en tiempo real y que significa además, que puede verse sin ningún tipo especial de lentes u otros dispositivos en donde uno tiene que moverse para ver los objetos que hay detrás en la escena. Esto es más que las supuestas 3D planas que se ven en la películas actualmente.

La idea que está siendo desarrollada es simple de entender, pero muy difícil de implantar. Un holograma crea una imagen 3D real (sin necesidad de lentes u otros trucos), recreado las ondas de luces que la escena real tendría al ser creada. Cuando se ve un holograma, lo que se está haciendo es interactuar con el campo de luz que el objeto original habría creado. El gran problema es que crear este patrón de luz implica un rayo de luz en paralelo que pase a través de él en un patrón de interferencia que lo transforma en el patrón deseado. La forma estándar de crear esto es grabar un patrón de interferencia en una placa. Este patrón se obtiene de una escena original en 3D de manera que lo que se tiene esencialmente es una cámara 3D. Desafortunadamente, no es posible hacer un sistema de transmisión de hologramas porque la resolución necesaria para grabar el patrón de interferencia es muy grande, tanto como el tiempo de exposición.

Una alternativa mejor sería crear los patrones de interferencia calculándolos y entonces desplegándolos en la pantalla. El problema es que se necesita inventar un nuevo tipo de pantalla con muchísima resolución y con la habilidad de cambiar de “fase” de la luz en cada punto de la pantalla. La que usa el MIT fue desarrollada por los estudiantes de Stephen Benton, un pionero de las imágenes holográficas, quien murió en el 2003.

En todo caso, la pantalla es la parte más importante del sistema. El equipo está trabajando en algo mejor, más simple y que se espera sea más barato.

¿En dónde entra aquí Kinect?

Kinect actúa como una cámara barata en 3D. Trabaja localizando cada pixel en 3D y usando esa información y el color, la computadora trabaja el holograma en tiempo real. Los datos de Kinect se alimentan a una laptop, quien manda a la PC con tres procesadores gráficos (GPU) que calculan los patrones de interferencia. Los cálculos dan como resultado 15 cuadros por segundo, pero se espera que eso mejore con el tiempo.

Fuente: MIT media lab

Enlaces Patrocinados
Comentarios