Una semana después de que Apple hizo público que escanearía cuentas de usuarios de iCloud para detectar y combatir el abuso contra niños y material de pornografía infantil, empleados de la compañía han creado canales en la app de mensajería corporativa Slack, para comentar el tema y expresar su descontento con la medida, reportó la agencia de noticias Reuters.

La agencia advirtió que empleados de la firma han enviado más de 800 mensajes en un canal interno de Apple en Slack y han expresado su preocupación porque gobiernos autoritarios puedan usar esta medida como pretexto para buscar y detectar otros materiales en los archivos de iCloud y que estos puedan ser usados para medidas de censura, arrestos y otras acciones.

La medida de escaneo fue dada a conocer por Apple hace una semana y dijo que aplicaría para usuarios de su sistema de almacenamiento en la nube, iCloud, en Estados Unidos y que se activaría a partir de la actualización de iOS 15.

La tecnología utilizada para este escaneo se llama Neuralhash, y de acuerdo con Apple, no representaría un riesgo para los usuarios y su privacidad dado el nivel de encriptación del sistema y que solo ayudaría para colaborar con el Centro Nacional de Niños Extraviados y Explotados en Estados Unidos.

La preocupación de activistas en pro de los derechos digitales y la privacidad se ha hecho notar en redes sociales en tuits como el de el informante y activista estadounidense, Edward Snowden.

Por otro lado la organización Electronic Frontier Foundation (EFF) publicó un artículo en el que advirtió que pese a que la medida de Apple vaya en torno a la protección de niños, abre la puerta a posibles futuras acciones de espionaje por parte de otros actores. 

“El programa, que estará limitado de inicio a Estados Unidos, acota el entendimiento sobre la encriptación punto a punto para consentir que un cliente externo pueda hacer un escaneo lateral. Mientras Apple asegura que esta medida combate el abuso a niños, esto crea una infraestructura que es muy sencilla de redireccionar para una mayor vigilancia y espionaje masivo”, citó EFF en un artículo publicado por uno de sus analistas, Kurt Opshal.