Se dice que si uno no desconecta sus aparatos eléctricos -aunque no se estén usando- estos gastan energía eléctrica. Los medioambientalistas por años han afirmado esto pero yo no veo muy claramente que pueda ser cierto. Imaginemos una simple lámpara conectada a la corriente eléctrica. Si apagamos el interruptor, es como si simplemente hubiésemos puesto un cable en cada entrada del contacto eléctrico. ¿Por qué habría de gastarse más electricidad así? Sea como sea, hay inventores hasta para estas cuestiones, y por eso acaba de salir al mercado el PumPing Tap.

El diseño del PumPing Tap es muy simple, se trata de un conector eléctrico para la pared que sí detecta que no se está utilizando el dispositivo conectado, lo escupe literalmente del contacto. Sensores dentro del circuito detectan si la conexión del aparato conectado a la electricidad está usándose y en caso contrario, una luz en el contacto de la pared se torna de azul a rojo. Diez minutos después, si el dispositivo sigue apagado, un mecanismo de resorte empuja para desconectar físicamente el aparato conectado al enchufe, usando un mecanismo como el que se ve en las pistolas de dardos.

Por supuesto que todos estos inventos tienen sus pros y contras. Por ejemplo, muchos dispositivos están conectados lejos del alcance de las personas, por ejemplo, aquellos en donde conectamos la computadora, el monitor, algunos otros cargadores, etc. Sería una pesadilla querer prender la computadora todos los días y ver que nuestro PunPing Tap los desconectó en la noche. Quizás en ese caso no sería buena idea tener algo así. Otra posibilidad no muy agradable es tener conectado el teléfono celular para cargar la batería y al cargarse ésta, el sistema desconectaría la conexión, empezando de nuevo el ciclo de descarga antes de que incluso, empecemos el día para usar el teléfono.

Fuente: GizMag

Enlaces Patrocinados
Comentarios