Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La primera micro-computadora en el mercado fue la Altair 8800. El kit diseñado por Ed Roberts fue probablemente el catalizador de la tecnología que hoy disfrutamos. De hecho, la Altair 8800 fue la primera máquina que tuvo un intérprete de BASIC escrito por Paul Allen y Bill Gates. Y sí, aunque la máquina es obsoleta, parece ser un buen recurso para que tomemos perspectiva de donde estamos y de donde venimos.

La Altair 8800 fue una computadora muy rudimentaria para los estándares actuales, que llevó la computación personal a las casas y a los pequeños negocios. Fue creada por Ed Roberts en 1974 y estrictamente puede considerarse la primera computadora personal, mucho antes de que llegara la Apple, la IBM PC y otras.

Ed Roberts tenía una empresa en Alburquerque, Nuevo México, llamada MITS, que hacía calculadoras, pero que salió del mercado cuando Texas Instruments decidió competir con él. Entonces Roberts logró que Intel bajara el costo de sus microprocesadores y armó una computadora que tenía muchos leds e interruptores, con lo que convenció a los aficionados a la electrónica y logró empezar a vender una computadora prácticamente para el mercado casero.

La Altair 8800 se vendía como un kit de cómputo, y costaba 439 dólares. Les Solomon, el editor de la revista Popular Electronics estaba buscando un proyecto de una computadora y cuando se enteró del trabajo de Roberts, voló a Alburquerque para hablar con él. Llegó al acuerdo de poner la máquina en la portada de su número de enero siempre y cuando el proyecto estuviese terminado. Lo único que no le convencía era el nombre de la máquina.

Un clon de la Altair 8800, la primera microcomputadora personal

Ya en Nueva York se puso a pensar por horas en el nombre de la máquina de Roberts y le preguntó a su hija de 12 años, que en ese entonces veía Viaje a las Estrellas. Ella sugirió el nombre de “Altair”, el sistema de estrellas que se mencionaba en la serie. Así, la máquina se denominó Altair 8800. Irónicamente la foto de la portada muestra un chasis de metal vacío, porque el prototipo -que se completó en el tiempo definido- se perdió cuando se envió.

En los siguientes 50 años, un pequeño grupo de personas, aficionadas al cómputo retro, ha comprado y vendido equipos Altair por miles de dólares incluso. Hay algunas réplicas y simulaciones de software. Ahora aparece el Altair-Duino, el cual cuesta 149.95 dólares. Una versión ensamblada y probada cuesta 249.95 dólares.

La nueva versión Altair-Duino se basa en el proyecto de emulación de la Altair original, el cual apareció en hackster.io, idea de David Hansel, quien usó un Arduino Due y un Arduino Mega 2560, para replicar la máquina original desde cero.

La ventaja del Altair-Duino es que incluye todos los componentes y una tarjeta con el circuito impreso. Es un kit para principiantes y aficionados con cierta capacidad para soldar. El proyecto puede terminarse de armar en unas 4 o 5 horas, aproximadamente. El chasis es de bambú, lo que hace que el costo no se dispare,. Chris Davis comenta: “Sé que esto no tiene la imagen original de la Altair 8800, pero esto es debido a dos metas: i. Ser una recreación precisa de la funcionalidad de la Altair 8800 y ii. Estar en un precio competitivo”.

Una vez armada y funcionando, se puede experimentar lo que era programar en esta era de la computación personal. De acuerdo a la publicación IEEE Spectrum, el Altair-Duino viene con mucho software cargado. Stephen Cass escribe: Uno puede crear un programa simplemente cambiando la configuración de interruptores del panel. Se puede cargar el intérprete de BASIC de Microsoft, que solamente ocupa 4K, entre otros programas.

Así que si quiere sentir la nostalgia del ayer, de aquello de que “tiempos pasados fueron mejores”, pues ésta es una gran oportunidad.

Comentarios