Parches P32

Investigadores han anunciado en la Society of Nuclear Medicine de este año un nuevo y revolucionario tratamiento para el cáncer de piel. Un parche para el carcinoma de células basales que destruye por completo los tumores faciales sin necesidad de cirugía o terapia de radiación en un 80% de los pacientes estudiados.

Existen dos tipos de cáncer de piel: uno es el tipo melanoma y el no melanoma. Este último es el más frecuente y se llama así porque se forma a partir de otras células de la piel que son las que acumulan el pigmento. Además, dentro de este segundo tipo se encontraría el carcinoma de células basales que es el más común de cáncer de piel y el carcinoma de células escamosas.

Bajo el nombre de Fósforo-32 parche (P-32), se ha desarrollado un tratamiento en la piel capaz de realizar la radiación en forma de parche que actúa de manera segura y mata los tumores de piel de forma eficaz. Una terapia que, según cuentan los investigadores, es ideal para los pacientes con cáncer de piel difícil de operar, sobre todo en aquellos casos que requieren de injertos de piel tras la cirugía.

Priyanka Gupta, autora principal del estudio dice: “Lo conseguido es importantísimo para el campo de la medicina nuclear ya que abre una nueva dimensión en el campo terapéutico y dermatológico, especialmente para el tratamiento de tumores malignos en la piel. Para los pacientes es muy beneficioso, ya que es un procedimiento simple, barato y que no requiere de ser hospitalizado. Puede llegar a ser un procedimiento estándar para el tratamiento del carcinoma de células basales o servir como alternativa cuando la cirugía y la radioterapia no sea posible.”

En el estudio recogieron los resultados de 10 pacientes con edades comprendidas entre 32 y 74 años, todos con carcinoma basocelular facial. Tenían lesiones cerca de los ojos, nariz o frente y fueron tratados con los parches P-32 durante tres horas. Luego los parches se volvieron a aplicar a los cuatro y siete días durante otras tres horas. Se tomaron biopsias de tres meses y el tratamiento se repitió en los tres años siguientes.

Los resultados fueron que 8 de los 10 pacientes se habían curado totalmente del cáncer. Unos resultados esperanzadores para una enfermedad que según cuenta la Organización Mundial de Salud (OMS), entre dos y tres millones de tipos de cáncer de piel no melanoma se desarrollan cada año en todo el mundo.

Referencia: EurekAlert

Enlaces Patrocinados
Comentarios