Nueva técnica permite la detección de tumores libre de radiación

Investigadores de la Facultad de Medicina y el Hospital de Niños Lucile Packard de Stanford Universidad de Stanford han desarrollado una manera de examinar a los pacientes con cáncer sin exponerlos a la radiación. La técnica podría reducir el riesgo de desarrollar cánceres secundarios más tarde en la vida de los pacientes.

El nuevo método es una modificación de la resonancia magnética que emplea un agente de contraste novedoso para detectar tumores. El método basado en la resonancia magnética es tan eficaz como las exploraciones de detección de cáncer que utilizan la radiación ionizante específicamente.

Por ejemplo, la tomografía por emisión de positrones (PET-TC) proporciona información esencial para la detección de cáncer, pero tiene un gran inconveniente: Una sola exploración expone al paciente a más radiación que las radiografías de tórax. Esta exposición es especialmente riesgosa para los niños y adolescentes, que son más vulnerables a la radiación que los adultos debido a que todavía están creciendo ya que tienen más probabilidades de vivir el tiempo suficiente para desarrollar un segundo cáncer.

“Estoy emocionado de tener una prueba de imagen para pacientes con cáncer que requiere cero de exposición a la radiación”, dijo el autor principal, Heike Daldrup-Link, MD, profesor asociado de radiología en Stanford y un radiólogo de diagnóstico en el hospital.

En el estudio se comparó la técnica de resonancia magnética modificada con la PET-TC en 22 pacientes de entre 8 a 33 que tenían linfoma o sarcoma. Estos cánceres se originan en el sistema inmunológico y los huesos, respectivamente. Ambos tipos de cáncer se pueden propagar a través de los tejidos tales como la médula ósea, los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo.

En el pasado, varios obstáculos impidieron que los médicos usasen imágenes de resonancia magnética de todo el cuerpo para detectar tumores. Los escaneos tardan hasta dos horas, el PET-TC sin embargo, sólo toma unos minutos.

Para encontrar tumores mediante resonancia magnética, el equipo de Stanford utilizó un nuevo agente de contraste que consiste en nanopartículas de hierro. Las inyecciones de estas nanopartículas de hierro son aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para tratar la anemia, y los investigadores obtuvieron el permiso de la FDA para el uso experimental.

Las nanopartículas son retenidas en el cuerpo durante muchos días, de esta manera las resonancias magnéticas hacen que los vasos sanguíneos aparezcan más brillantes, proporcionando puntos de referencia anatómicos. La médula ósea sana, los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo se tornan de un aspecto más oscuro, por lo que los tumores se destacan.

Encontrando así que las imágenes generadas a partir de la resonancia magnética experimental proporciona información comparable a las exploraciones con PET-CT. La PET-TC detectó 163 de 174 total de tumores en los 22 pacientes, las imágenes de resonancia magnética encontraron 158 de 174 tumores. Los dos métodos tenían niveles similares de sensibilidad, especificidad y exactitud diagnóstica.

“Hemos sido capaces de encontrar una nueva forma de integrar la información anatómica y fisiológica de resonancia magnética y hacerlo más eficiente”, dijo Christopher Klenk, MD, un investigador postdoctoral y autor principal del artículo.

Ninguno de los pacientes experimentó reacciones adversas a las nanopartículas de hierro, aunque la FDA ha indicado previamente un pequeño riesgo de reacción alérgica al recubrimiento de las nanopartículas.

La investigación futura tendrá como objetivo validar el método en grandes grupos más diversos de pacientes con cáncer, así como examinar su posible utilización para el seguimiento de los tumores en el transcurso del tratamiento.

Referencia: The Lancet

Enlaces Patrocinados
Comentarios