Bitcoins, Silk Road y Cajeros Automáticos en Canadá

La aceptación y difusión que darán los primeros cajeros automáticos de Bitcoins (BTC) en Canadá es una victoria más para la moneda digital. Recordemos que la fortaleza y el valor de una moneda se basa en su aceptación social y en lo que considera una sociedad valioso. Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas para esta criptomoneda descentralizada de código abierto. La principal crítica al Bitcoin es su utilización en la internet profunda o deep web, que se refiere a todo lo que existe en la red que no se encuentra indexado o puede ser alcanzado desde un motor de búsqueda como Google, Yahoo o Bing, entre otros.

Y es que justo en esta internet profunda existe una amplia gama de productos y servicios, incluyendo algunos ilegales como documentos apócrifos, drogas, armas y órganos, y encontraron en el Bitcoin la manera más simple y eficiente de realizar sus transacciones. Es importante mencionar que no es culpa de la tecnología ni mucho menos del internet, sino de las personas que se dedican a conductas criminales que encontraron un nuevo medio para realizar sus actividades. Nunca faltan los tecnófobos que buscan terminar con el internet para acabar con las prácticas ilícitas que habilita.

No obstante, el Bitcoin no es muy distinto al dinero en efectivo con el que se compran los mismos productos ilegales en el mundo real. Entonces, ¿deberíamos prohibir el efectivo para combatir el crimen?

Con el cierre a principios de octubre de Silk Road, el mercado negro en línea conocido por ser el lugar de compra-venta más popular de la deep web, parecía que se le daba un duro golpe al Bitcoin. El FBI estadounidense confiscó cerca de 144 mil Bitcoins, equivalente a poco más de 28 millones de dólares en esta moneda digital, es decir, 1.2% del valor de capitalización de todos los Bitcoins existentes. Sin embargo, desde el cierre de Silk Road a la publicación de este texto ha incrementado casi 70% el valor de la moneda virtual para pasar de 125 dólares a 210 dólares por BTC. Aún más, con el próximo lanzamiento de Bitcoiniacs, la primera tienda física de Bitcoins en Vancouver, Canadá, se da un paso más hacia adelante en cuanto a la fortaleza y aceptación de la moneda.

Y esto no es un asunto menor para las finanzas internacionales. El Bitcoin no depende directamente de ningún banco central, ningún gobierno o institución financiera. Al igual que el diseño de Internet, no está centralizado en un solo lugar o servidor, por lo que un ataque cibernético no cortaría el flujo de transacciones. Tampoco depende de una persona o empresa que pueda incrementar unilateralmente la oferta de bitcoins y crear un efecto inflacionario para apropiarse de parte del valor de dicha moneda. La analogía que refleja la importancia de una moneda aceptada internacionalmente sería que existiera un idioma hablado en todo el mundo.

De esta manera, podemos esperar la aparición de nuevos sitios que sustituyan al recién cerrado Silk Road, e incluso, es posible que surja una moneda digital con mayores virtudes y, por lo tanto, mayor aceptación que el Bitcoin, pero hasta hoy, esta es la moneda más importante del nuevo ecosistema virtual.

En mi opinión, aunque aún no es aceptado el Bitcoin por PayPal, el gigante global del comercio electrónico y las transacciones en línea, estoy seguro que el día que eso suceda se habrá marcado un hito en la economía monetaria.

Para más información sobre el Bitcoin pueden consultar este enlace.

Enlaces Patrocinados
Comentarios