Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Una de las piezas tecnológicas más influyentes de la historia, el código de barras ha hecho más sencillas y exactas tareas que antes eran muy sensibles a errores humanos.

El 26 de junio de 1974, la simpleza y elegancia en ingeniería hicieron su aparición: un paquete de 10 piezas de Juicy Fruit pasó por primera vez a través de un scanner y desde ese momento el código de barras ha sido utilizado de muchísimas formas en 25 industrias.

Es precisamente su simpleza la que ha ayudado a esta tecnología a sobrevivir los embates de otras más complejas como el RFID. Pues implementar un código de barras cuesta aproximadamente $0.003 USD por pieza, mientras que un tag RFID cuesta $0.30USD.

A parte de facilitar el marcado de productos en el supermercado, el código de barras ha sido utilizado para seguir el rastro de diferentes cosas, desde paquetes de mensajería hasta el proceso de polinización de las abejas, pasando por la organización de documentos hasta localización de automóviles.

Esta tecnología ha sufrido pocos cambios desde su lanzamiento, el más notable de ellos es el código de barras 2D, el cual es muy común en boletos de avión y, por ejemplo, se encuentra al reverso de las credenciales del IFE recientes.

Antes de 1974 ya se habían hecho avances en la identificación de objetos automática. El más notable ocurrió en la industria ferroviaria en la que a través de líneas azules y amarillas, reflectoras de luz, se indicaba en 6 dígitos el identificadora de la empresa y en 4 dígitos el número del carro.

Sin embargo, éste sistemas era muy vulnerable a factores comunes en la operación ferroviaria, como el polvo y la humedad y fue abandonado a finales de los años 70’s.

El inventor fue David Collins, el cual después de dejar la industria ferroviaria, abrió su propia empresa llamada Computer Identics, la cual logró vender el sistema a General Motors. Este sistema se encargaba de identificar los ejes de los automóviles fabricados en las plantas de Pontiac, Michigan y Carlstadt, New Jersey.

Fue hasta 1966 que la Asociación Nacional de Cadenas de Alimentos (NAFC, por sus siglas en inglés) tuvieron una reunión en donde se discutió el uso de un sistema para automatizar el proceso de pago. RCA fue la encargada de hacer pruebas de esta tecnología.

A medidados de los 70’s, la NAFC creó un comité para investigar la tecnología de código de barras. Este comité fijó lineamientos y expectativas para el desarrollo.

IBM entró a la competencia y demostró ser más capáz que RCA para desarrollarla y solucionar problemas como la impresión y la lectura y en 1973 inició un programa de prueba en una tienda de Troy, Ohio.

En esta misma tienda fue en la que el 26 de Junio de 1974 ocurrió el evento histórico que hoy estamos festejando.

¿Cómo creen que sería nuestra vida actualmente sin el código de barras?

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios