Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

google-glass-no-00
Si hay un dispositivo que muchos ya quisieran tener es Google Glass. Hace poco la empresa fabricante decidió poner algunos a la venta, a unos 1500 dólares cada uno. Matt Lake se hizo de los suyos pero ha escrito una carta indicando que quiere regresarlos. La carta dice así:

Querido Google,

Gracias por la oportunidad de unirme a la reciente ola del Google Glass Explorer. Como un usuario de mucho tiempo atrás de los productos de Google, estaba esperando esta oportunidad ya que no pude ser incluido en el rango de los pioneros de Glass el año pasado. La habilidad para integrar la pantalla con Google+, Google Play y Google Maps era prometedora sin duda, por lo que estaba emocionado ante la posibilidad de recibir mi paquete.

Después de tres meses de uso, he cambiado de opinión. Por favor, busquen el el paquete con los Google Glass Explorer Edition. Espero el regreso de mi dinero.

Para más retroalimentación del cliente, por favor lea lo siguiente.

Sinceramente,
Matt Lake

1. Contacto visual (o falta de…)

Por una parte, la pantalla del Glass aumenta el campo de visión con una computadora, cosa que se experimenta cuando se echa un ojo al prisma sobre el ojo derecho. Por otra parte, es imposible hacer esto y mantener el contacto visual. Además parece uno estar bizco. A esto se le llama “glassing out”. Tus ojos van hacia la parte derecha para ver la pantalla y todo el mundo queda desenfocado. Las personas no pueden hacer contacto visual contigo y si están versados en la psicología popular, interpretan cosas por esta falta de contacto visual. Ven si al verte mover el ojo hacia tu derecha, es una señal de que estás mintiendo o accediendo a tu memoria, a tus recuerdos. O bien, que eres un geek aislado que no puede socializar. En cualquier caso, arruina la conversación.

2. No escucha bien

Por el lado bueno, los comandos de reconocimiento son fáciles de aprender. Por otra parte, la respuesta de los comandos de voz de Glass es como los que tiene un niño de 6 años después de refrescos y cupcakes. Digo “Glass” tantas veces que ya hablo como la maestra Beech del segundo grado repitiendo: “Atención, clase” (Attention class). El sonido de fondo no ayuda con el reconocimiento de voz. Dedos secos impiden también el reconocimiento vía gestos).

3. Muerte de la batería

Por el lado bueno, es agradable tener WiFi o BlueTooth conectado con capacidades de audio y video. Por otro lado, su uno usa estas capacidades, la batería se descarga más rápido que el agua en la regadera. Si estás usando un equipo que cuesta 1500 dólares, con montones de características fantásticas, uno quiere que valga lo que uno ha pagado. Escuchas a la música, grabas un video, tomas fotos y en poco tiempo, menos de una hora, te das cuenta que necesitas recargar la batería.

4. Grande y estorboso

El lado bueno es que es una computadora que se fija a un armazón de un par de lentes. Por el otro lado, es muy grande y estorboso. Traten de llevar Google Glass en su bolsillo.

5. Conspicuo

Por una parte, Glass da una variedad de marcos y diseños y clips para usarlo con lentes de sol. Por el otro lado, no hay nada que esconda que estás usando Google Glass. La gente teme a la vigilancia. Incluso, si ellos no hacen comentarios racistas en privado, no les gusta ser grabados enfrente de ellos. Y esto es como ven los Google Glass muchas personas. No quieren hablar contigo cuando los estás usando. Hay pues una fobia al estilo Big Brother.

6. Fotos

Por una parte, Google Glass toma fotos clara de 1920×1080 pixeles de resolución pero por otra parte siempre se ven desde un ángulo.

7. Problemas al dar indicaciones

Por una parte, puede dar indicaciones usando Google Maps. Por otra parte no puede usar GPS sin usar los datos del teléfono celular o de un hotspot móvil. Incluso logrando usar Google Maps con el GPS del teléfono, la vida de la batería es tan corta que se pierde el sentido de usarlo en esas condiciones.

8. Sobre el audífono

Por una parte, se puede escuchar toda la música de Google Play. Por otra parte, esto solamente ocurre mientras el audífono está en el oído. Para colmo, usa el mismo puerto para recargar sus baterías y quieres escuchar la novena sinfonía de Beethoven, probablemente no puedas escucharla completa sin que recargues las baterías.

9. Envidia exploradora

Por una parte, los exploradores pueden subir montañas, manejar bicicletas en lugares extremos y hacer tours virtuales al gran colisionador, todo con el video corriendo en Google Glass. Pero por otro lado, uno no hace esto nunca. Cuando uno ve las historias de cómo la gente usa la tecnología, me inspiran para ver cómo la usaré yo. Pero las historias de Glass Explorer no me parecen adecuadas para la vida cotidiana.

10. Muy poco y muy pronto

Sin duda es la vanguardia de una clase futura de computadoras que llevará la gente en sus vestimentas (wearable computing), pero por otra parte, el futuro no es el presente.

Sin duda Matt tiene algunos puntos interesantes sobre la tecnología de Google Glass. Después de esto, ¿siguen todos queriendo tener Google Glass a 1500 dólares?

Referencias:

ComputerWorld

Desde la Red…
Comentarios