Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

shutterstock_210341884

Computín fue el nombre con el que apodaron al profesor de computación en la secundaria, trascendió por generaciones, por supuesto él nunca supo cómo le llamábamos y muy pocos compañeros conocían su nombre de pila, por consiguiente yo me refería a él como “profe”. Este señor, que por cierto tenía que aguantar a salones de 50 varones pubertos con características propias de vándalos y gañanes, tomaba el control de la clase con su cara de maleante para “disque” poner orden –en la mayoría de las ocasiones lo lograba-.

La mayoría de los alumnos nos parecía una pérdida de tiempo estar clase tras clase tratando de programar un “monito” en BASIC hecho con código ASCII, guiones, signos de admiración, paréntesis  -parecidos a los que vemos ahora en redes sociales-  que caminará de izquierda a derecha de la pantalla. Porque lo que queríamos en verdad saber era utilizar Word para dejar atrás el liquid paper cuando teníamos un error en la máquina de escribir o sorprendernos con el  Copy+Paste y no perder nuestro trabajo poniéndole Save As…  -obvio en esta época no había internet-

Ahora que lo veo en retrospectiva, Computín tenía mucha visión. Nos estaba enseñando herramientas y los principios para que hoy pudiéramos tener una lógica y programar alguna aplicación, software o fórmula de Excel básica para hacer nuestra vida más productiva.

Actualmente si no sabes inglés tienes una desventaja competitiva brutal, afortunadamente gran parte de mi generación  por lo menos medio lo mastica y podría entender o mantener una conversación básica. Esa era una regla “Tienes que aprender hablar inglés” Ahora los niños que están naciendo o tienen  entre 2 y 3 años “ Ya traen un chip integrado”  Expresión que me causa gracia de las mamás de los niños.  Y no es porque traigan un chip dentro del cerebro –En serio hay gente que lo cree- Más bien porque son nativos digitales y ellos ya nacieron con PC´s, celulares, internet y un sin número de gadgets. La cuestión es: ¿Cuándo sean adolescentes vamos a entender lo que están haciendo con la tecnología? ¡No! Justo sucederá lo mismo que pasó con nuestros padres que por lo general no se les da eso de tener un Smartphone o no entienden el concepto de que internet no solo checar su correo o están en Facebook. Las niñas y niños que nacieron del 2005 para acá serán capaces de programar sus propias herramientas a la medida para cada uno de ellos, totalmente personalizadas y sin necesariamente venderlas en un mercado que estará lleno de aplicaciones, softwares, fórmulas gratis en línea.

Lo que quiero decir es que además de saber inglés el otro lenguaje obligatorio para estas próximas generaciones es el de la programación hay muchos y de varios tipos sin embargo ¿habrá alguno con la fuerza del inglés? Con el cual se entienda la mayoría del mundo y se puedan seguir creando herramientas de productividad y entretenimiento para la humanidad. Así que nuestra generación seguirá consumiendo este tipo de software, lo cual ya estamos acostumbrados hacer. Por ejemplo: Necesito un app que haga un lista de recetas de cocina. Lo primero que hacemos es buscarla en la tienda de aplicaciones… Bueno pues los actuales pubertos vándalos y rebeldes lo que harán será programarla rápidamente para su comodidad y totalmente personalizada,  sin tener que rendirle cuentas a nadie.  Así que cuando nuestros hijos crezcan les seguiremos pidiendo ayuda con la tecnología así como a nosotros nos la piden nuestros padres.

Esta columna fue publicada originalmente en la revista MUST

Imagen  [ShutterStock]

Desde la Red…
Comentarios