En este mes, Youtube actualizó los lineamientos del contenido apto para anunciantes. Así los creadores de contenido podrán subir videos que muestren objetos que se asemejan a los genitales, como senos o penes, sin mostrar desnudez para explicar sus viajes de disforia de género.

Así usaron YouTube los mexicanos durante el 2021

Pero hay algunos límites que están especificados en las pautas de Youtube. Por ejemplo, los  objetos no podrán ser utilizados para la gratificación sexual, sólo serán permitidos para simular el peso o la apariencia de los genitales en el cuerpo.

Lo que significa que un «hombre trans» no podría publicar un anuncio junto a una reseña de su juguete sexual favorito, pero si podría hacerlo junto a una reseña de cómo utilizar un relleno o un objeto fálico en la parte delantera de sus pantalones para hacer frente a la disforia de género.

Una larga historia entre Youtube y la comunidad LGBTQ+

Aunque esto podría representar una victoria para la comunidad LGBTQ+, aún queda mucho por trabajar para que la plataforma salde deudas pendientes en temas de discriminación.

A mediados del 2017 los creadores LGBTQ+ descubrieron que algunos videos estaban siendo restringidos, bloqueados y por consecuencia desmonetizados en la plataforma; aun cuando el contenido no violaba ninguna norma establecida.

Cosas como tutoriales de maquillaje para mujeres trans o una pareja LGBTQ+ leyéndose sus votos matrimoniales fueron el centro de esas censuras.

El hecho de que discutierantemasLGBTQ+ parecía suficiente para volverlo inaccesible para los anunciantes.

Grupo LGBTQ+ demanda a la plataforma por discriminar sus contenidos

Sin duda, esto se tradujo en la imposibilidad de monetizar contenido y para el 2019, un grupo de «youtubers» californianos LGBTQ+ interpusieron una demanda contra la plataforma por discriminar sus contenidos.

En ese mismo año, se encontró evidencia de que el sistema automatizado de YouTube,  simplemente marcaba palabras como «gay», «bisexual», «transgénero» o «lesbiana» como contenido para «adultos» para la mayoría anunciantes.

YouTube negó cualquier práctica discriminatoria en ese momento y sólo se limitaron a decir…

«Las políticas de la compañía no tienen noción de orientación sexual o identidad de género. Nuestros sistemas no restringen, ni desmonetizan videos en función de estos factores o la inclusión de términos como «gay» o «transgénero»

Youtube

La demanda presentada contra la plataforma en 2019 fue desestimada a principio de este año por un juez de California.

Así que tendremos que esperar para ver hacía dónde se dirige el rumbo de esta relación. Seguramente estos cambios y actualizaciones hechos por la plataforma, tienen detrás un interés comercial.