Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La nueva tecnología para que el coche lance gas lacrimógeno a los ladrones

Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas

Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas. O en otras palabras, ante un panorama en el que el crimen no cede, lo mejor es optar por alternativas que hagan escarmentar a los delincuentes.

El robo de vehículos es una constante en México; incluso, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) concluyó que 2018 fue el año en que se registraron más vehículos asegurados robados.

¿Cómo poner un freno o por lo menos acomodar un escarmiento a los delincuentes? ¿Cómo hacer que la piensen dos veces antes de intentar robarnos el coche?

Con esa duda en mente, Toyota patentó un nuevo sistema para que el sistema de aire acondicionado expida gas lacrimógeno al detectar un encendido anómalo de motor.

El sistema es parte de un plan más amplio, en el que el automóvil detecta vía app en el teléfono quién se pondrá detrás del volante, y suelta una esencia que previamente se habrá personalizado.

En otras palabras, la patente incluye el sistema de fragancia personalizable y secuenciada con el teléfono, así somo la liberación de gas lacrimógeno, ambos a través del sistema de aire acondicionado.

Desde luego esto trae otros puntos a la discusión, como la remota posibilidad de que, una vez que la existencia del sistema se haga del conocimiento general, los delincuentes utilicen máscaras de gas al momento de robar automóviles.

Pero como dijimos más arriba, tiempos desesperados requieren medidas desesperadas. Así que si alguien encuentra la manera de burlar el sistema de gas lacrimógeno, seguramente llegará una vía más drástica para combatir el robo de vehículos.

Los 10 coches eléctricos que pueden comprarse en México

Pero por otro lado, de acuerdo con información de Autoblog, las patentes que suenan más descabelladas (como esta) son las que rara vez se implementan en la industria, así que podríamos ir descartándola desde ahora.

Pero uno nunca sabe. En la era de las apps, nada está dicho.

Comentarios