Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Descubren que Street Fighter II siempre le hizo trampa a los jugadores

Todo esto te hacía la máquina para que nunca le ganaras

Street Fighter II es el arquetipo del videojuego de peleas, pues a pesar de que en el mercado existan opciones como Mortal Kombat, King of Fighters y Tekken, lo cierto es que todos esos juegos parten de principios que Capcom estableció y perfeccionó en su celebrado título.

La popularidad de Street Fighter II hizo que en todos los rincones del mundo en los que hubiera arcadias se hicieran filas interminables de gente dispuesta a terminar el juego o a echar la reta, y bajo esta dinámica siempre había un punto en común entre usuarios: la máquina era absurdamente difícil de vencer.

Es un paradigma con el que crecieron los gamers sin cuestionarlo, pero ahora la gente detrás del canal de YouTube desk decidió diseccionar y exponer qué era lo que hacía que Street Fighter II fuese tan difícil jugar contra la máquina.

El video de análisis se divide en capítulos. El primero se llama “Modo dios”, y en él queda demostrado que los oponentes controlados por la inteligencia artificial simple y sencillamente eran invencibles, pues a pesar de que se les asestaran golpes donde no había defensa o durante un frame de vulnerabilidad, el juego jamás registraba el impacto ni el daño.

El segundo capítulo se llama “Mareo” y en él queda demostrado que cuando la máquina recibe golpes y queda desorientada, el mareo solo dura 1/5 de segundo.

El tercero se llama “Carga” y en él se hace énfasis en que ciertos movimientos especiales requieren cargarse manteniendo los botones de abajo o atrás durante un par de segundos para ejecutarse, un protocolo que la máquina jamás respeta, pues realiza este tipo de ataques en sucesión y sin cargar.

El cuarto de llama “Botonazos” y hace referencia a la manera en que deben presionarse los botones repetidamente para lograr que un agarre dure más y haga mayor daño. En ese sentido, la máquina da “botonazos” más rápido que cualquier humano, lo que se traduce en agarres que restan hasta el 95% de la barra de vida.

Pero basta de palabras, pues si quieres constatar todo esto y explicarte de una vez por todas por qué no podías ganarle a la máquina en Street Fighter II, solo dale play al video de aquí abajo y vuélvete a enojar: