Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En 1982, Commodore sacó al mercado una de las computadoras de 8 bits más populares, la Commodore 64. En México hubo un gran apoyo a esta plataforma e incluso esta máquina se llegó a vender en los supermercados. La máquina fue desarrollada por Commodore International y el costo era de unos 595 dólares. Es en realidad un modelo mucho más sofisticado a la Vic-20, que tenía muy poca memoria.

Aquí la virtud de la Commodore 64 es que tenía 64 KB de RAM y gráficos y sonido que estaban por encima de lo que ofrecían otras compañías que hacían computadoras. La Commodore 64 usaba originalmente una unidad de casete de audio, pero pronto se incorporó una unidad de discos de 5.25 pulgadas. Tenía una paleta de 16 colores y corría un intérprete de BASIC.

Pero la tecnología avanzó y la Commodore 64, como la Apple II, tuvieron que pasar a la obsolescencia con la llegada de la IBM PC. A partir de ahí, el mundo del hardware ha cambiado constante y muy rápidamente, y es claro que todas las prestaciones de los equipos de 8 bits están ampliamente superadas.

Un guante inalámbrico para una Commodore 64

Sin embargo, no falta quien quiere recordar esos viejos tiempos y que quizá tenga aún por ahí arrumbada su Commodore 64, la cual probablemente no sirva o tenga inclusive algún problema de hardware. Es común encontrar errores en su memoria ya después de 30 años o más de haber sido fabricada. Por ello, lo mejor no es tratar de encontrar sustitutos a la memoria dañada. Tal vez la mejor idea sea finalmente usar un emulador.

Si usted tiene una Raspberry Pi, emular a la Commodore 64 es algo sencillo de hacer. El siguiente video de Dan Wood muestra cómo hacer esto.

“Tengo una Raspberry Pi 2 conectada a mi TV”, dice Dan. “Tengo conectado mi Internet para poder descargar e instalar el emulador en la Pi”, agrega. Él conectó un controlador de XBox en la Pi usando un cable USB y usó como software de instalación RetroPie.

Lo único que quizá faltó en este proyecto fue el tener el gabinete de una Commodore 64, para así hacer ver que la emulación es prácticamente la máquina añorada. Sin embargo, se puede conseguir un gabinete para la Pi que simule de alguna manera una C64, como aquí.

Referencias: Raspberry Pi 

Desde la Red…
Comentarios