Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

¡Feliz día de la televisión!El día de hoy, un producto que se volvió parte de las familias de todo el mundo está de fiesta. Nos referimos a la televisión; sí, esa pequeña caja que nos ha entregado horas de información y entretenimiento celebra su día.

Reconocida por las Naciones Unidas desde 1996 como una herramienta importante de orientación, canalización y movilización de la opinión pública, este invento revolucionario cambió al mundo al transmitir imagen y sonido en un solo dispositivo.

Pasando por televisores de enormes dimensiones con pantallas pequeñas de blanco y negro, hasta las delgadas pantallas actuales con cientos de funciones, la televisión se ha mantenido como el medio de difusión más efectivo hasta la fecha, y aunque el Internet cuenta con una mayor inmediatez y difusión a nivel mundial, queda restringido para muchas personas que no tienen esta tecnología a la mano.

Curiosamente, la televisión ha sabido aprovechar tal restricción, utilizando el Internet como fuente de información que se origina en todo el mundo, lo que ha permitido que la TV le haga frente a la red y continúe como un gran medio social de comunicación y difusión de contenido.

Con el fin de ser un medio que provee contenido de cultura, paz, seguridad, desarrollo económico y social que incita a la armonía y reflexión, la TV colabora con el desarrollo de la sociedad; poco a poco, la televisión fue adquiriendo cada vez más importancia al generar gran cantidad de contenido a través de canales especializados que permiten al usuario informarse específicamente sobre lo que le interesa.

México no ha sido la excepción, ya que en promedio, el 91% de las viviendas del país cuentan con televisión, lo cual lo vuelve un mercado muy atractivo y fuertemente disputado por los medios publicitarios. Lamentablemente la falta de oferta y consumo de contenido de calidad ha vuelto a este aparato un medio poco atractivo para la fomentación de cultura, dejando solamente contenido chatarra o desechable como lo más buscado por la audiencia.

En temas de salud, el consumo de la televisión siempre ha sido cuestionado por padres de familia, doctores y personas especializadas en el tema donde se debate cuál es el tiempo ideal de consumo para mantener una visión sana. Aunque muchos aseguran que el tiempo ideal sería no mayor a 60 minutos de exposición al día, estamos consientes que ninguna película dura menos de una hora, por lo que lo mejor es mantener un promedio de 2 a 3 horas, que preferentemente no sea continuo y no sea todos los días.

Lejos de festejar este día invirtiendo tiempo en mirar programas irrelevantes, los invitamos a reflexionar qué es lo que están consumiendo ustedes y sus hijos, así como pensar qué tipo de contenido merece tener su pantalla y generar propuestas inteligentes que puedan mejorar a la industria televisiva. Recuerden que todo nace de una idea.

Referencia: Numeraria

Desde la Red…
Comentarios