Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

21-poster.jpgHace unos días fui a ver la película 21:Blackjack y más allá de la historia de los estudiantes que lograron ganar millones de dólares con solo contar las cartas note un detalle en el personaje interpretado por Laurence Fishburne, Cole Williams, y es la “amenaza” de la tecnología para su trabajo.

En especifico hacen mención a un programa de reconocimiento facial con el cual varios de los casinos en Las Vegas estaban reemplazando los servicios de vigilancia al ser significativamente más económicos y aparentemente más eficientes que tener una persona.

Por parte de Cole Williams este cambio en su medio de trabajo, al menos en la película, lo hace buscar la manera de asegurarse un fondo de retiro al dar por sentado que se ha vuelto obsoleto. Lo anterior es una postura a lo que bien se llama resistencia al cambio, otra postura es la de la adopción en la cual hay que replantear el nuevo escenario y encontrar los puntos ciegos para poder aprovecharlos.

De hecho el mismo Williams los menciona cuando explica al dueño del casino la forma de operar de los estudiantes tras revisar los videos con lo que, a diferencia del programa de reconocimiento, puede ir identificando al grupo involucrado contra solo el jugador solitario que resultaría por parte del programa. Esto último le significaría una ventaja pero decide irse a descansar.

Esta situación se ha vuelto frecuente en los últimos años lo cual representa un reto para todas las personas, no solo dentro de las empresas, lo cual me lleva a preguntar ¿qué tan flexibles somos para el cambio? Espero sus comentarios y mejor aún, sus anécdotas, sobre este tema.

Foto: Wikipedia

Desde la Red…
Comentarios