Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Uno de los reproches más comunes a la organización vigilante WikiLeaks, es que no han tenido la precaución necesaria para proteger a sus fuentes. Este viernes WikiLeaks publicó en su sitio 251,287 cables pertenecientes el Departamento de Estado de Estados Unidos, pero la manera en que lo han hecho ha puesto a los principales periódicos del mundo en desacuerdo con ellos.

Es importante señalar que los más importantes medios han colaborado desde hace mucho tiempo con WikiLeaks para publicar documentos que delatan corrupción o un manejo de doble cara en los gobiernos del mundo. En este caso, varios medios de comunicación tuvieron acceso previamente al tomo completo de documentos sin censura que se publicaron hoy. Pero la publicación de todo el tomo sin haber sido censurado en las partes sensible que podrían comprometer a ciertos agentes diplomáticos o fuentes, ha sido descalificada por medios como The Associated Press. Autoridades estadounidenses han señalado que han puesto en riesgo a defensores de derechos humanos y figuras de oposición.

The Guardian, quienes han trabajado con WikiLeaks prácticamente desde el principio, emitió una declaración de reprobación a esta decisión de WikiLeaks, pues lo importante es primero proteger a las fuentes. The Guardian incluye en este sentir a sus contraparte internacionales: The New York Times, Le Monde de Francia, Der Spiegel de Alemania y español El País.

Los medios mundiales y WikiLeaks solían cubrir o adaptar los nombres de las fuentes o personas que podrían quedar vulnerables. Pero ahora no se ha tomado esta precaución y disidentes del gobierno en países como Rusia, China o Myanmar, como un ejemplo, podrían correr peligro.

La respuesta de WikiLeaks señala a The Guardian como quién publicó la contraseña para acceder a los documentos clasificados, y que lo hicieron en el libro WikiLeaks, publicado por el mismo periódico y redactado por David Leigh, editor de The Guardian que alguna vez colaboró con la organización de Julian Assange y ahora se ha vuelto un crítico de su trabajo. The Guardian, por supuesto, niega que esto sea cierto.

El libro se publicó hace 7 meses, y aunque en efecto contiene la contraseña, The Guardian asegra que WikiLeaks publicó los archivos encriptados en la Web por accidente y no tuvo la precaución de cambiar la contraseña. Solidario con los medios internacionales que por supuesto se unen a la protesta, The Guardian declaró que esta decisión innecesaria de publicar el material sin haber sido redactado para proteger a los vulnerables fue una decisión tomada en solitario por Julian Assange.

Incluso medios que sirven como espejos de WikiLeaks para aminorar el tráfico Web a ese sitio y prevenir una caída, se han declarado en contra de este descuido o negligencia. Reporters Without Borders ha desconectado temporalmente su vínculo con WikiLeaks. La organización además está en problemas por el arresto domiciliario en Inglaterra de Julian Assange, el bloqueo financiero que no permite que reciban donaciones y la extradición en proceso del fundador a Suecia por cargos de acoso sexual.

 

 

 

Fuente: AP

Desde la Red…
Comentarios