Con las recientes elecciones estadounidenses se desencadenaron diversas especulaciones en cuanto a la influencia que pudieron haber tenido las redes sociales en la decisión y pensamiento crítico de los votantes, pues Facebook fue acusado de haber hecho que Trump llegara a la presidencia.

Por esta razón, Mark Zuckerberg, su creador, publicó en su perfil que la red social no promueve noticias falsas, por lo que éstas no pudieron haber influido en los resultados de la candidatura presidencial.

Según Zuckerberg, el 99 por ciento de las noticias que aparecen en Facebook son legítimas. Sin embargo, hay poca credibilidad de lo que el joven multimillonario asegura, pues antes y después de la victoria de Donald Trump, se observó una difusión desenfrenada de noticias por lo que nos surgen interrogantes como las siguientes: ¿cómo saber si eran publicaciones que gozaban de credibilidad? ¿cómo hace la red social para comprobar inmediatamente que la información proporcionada por diversos medios no es falsa?

Ante las acusaciones que recibió la red social, el creador de Facebook mencionó lo siguiente:

“De todo el contenido de Facebook, más del 99 por ciento de lo que la gente ve es auténtico. Sólo una pequeña porción es de noticias falsas. Los engaños que existen no se limitan a una visión partidista, ni siquiera a la política. En general, esto hace extremadamente improbable que los engaños hayan cambiado el resultado de esta elección en una dirección u otra. No queremos ningún engaño en Facebook. Nuestro objetivo es mostrar a las personas el contenido que consideren más significativo. Ya hemos puesto en marcha un trabajo que permite a nuestra comunidad desaparecer falsificaciones y noticias falsas. Hemos progresado y seguiremos trabajando en esto para mejorar aún más.”

Supuestamente Facebook está permitiendo a los usuarios señalar noticias que no son ciertas y está buscando otras maneras en las que pueda aprovechar la aportación de la comunidad para evitar que se difundan noticias falsas.

Sin embargo, Zuckerberg mencionó que la red social debe ser cuidadosa para asegurarse de no exceder el límite y atentar contra la libertad de expresión, pues está seguro de que hay otras formas para identificar el contenido más significativo sin convertirnos en árbitros de la verdad o abusadores del poder que la herramienta brindará.

Las afirmaciones del creador de Facebook son cuestionables, pues en realidad Facebook no es una plataforma que tiene como objetivo primordial informar a los usuarios. Que éstos la utilicen como medio de comunicación principal es algo aparte.

No obstante, la red social tendrá que adaptarse a las necesidades e intereses de la audiencia, pues la cuestión mediática es algo que tiene mucho peso y valía por parte de los usuarios que navegan ahí. Por esta razón, Facebook tendrá que ponerse las pilas y buscar diversas estrategias para llevar a cabo un control más regulado sobre la veracidad de la información que circula en la red social.

Referencias: Facebook Mark Zuckerberg, Techcrunch

 

Enlaces Patrocinados
Comentarios