Después de años de personas quejándose de la respuesta de Twitter al acoso y abuso en su plataforma, la compañía está desplegando nuevos métodos para tratar de frenar este tipo de actividad.

La red social anunció hoy en su blog que está actualizando la función de Mute del servicio, dando a los usuarios la oportunidad de silenciar conversaciones enteras y filtrar lo que quieren ver en sus notificaciones.

Según la compañía, los usuarios podrán silenciar notificaciones de tuits que contengan palabras, frases, nombres de usuario, emojis o hashtags particulares. Al hacerlo, estas publicaciones se eliminarán de las notificaciones, incluidas aquellas por correo electrónico.

En sus lineamientos actualizados para silenciar ciertas cuentas, términos o hashtags, Twitter ha creado una herramienta de filtrado más completa para que la gente la use. Por ejemplo, si dos o tres personas están teniendo una conversación y te encierran en ella, podrás silenciarla por completo, y aunque no se te notificará acerca de las respuestas directas en la pestaña de notificaciones, los tuits seguirán apareciendo en tu línea de tiempo si sigues a otros incluidos en la conversación.

La implementación de estas nuevas medidas se traduce en un método de filtrado, pero no es una herramienta moderadora real. En este frente específico, Twitter no está haciendo nada para cambiar la manera en que la gente usa su plataforma, sino simplemente permitiendo a los usuarios alterar cómo interactúan con ella.

Al final, esos tuits siguen siendo enviados pero es hasta la persona en el extremo receptor la que en realidad decide hacer algo. En lugar de apuntar a los responsables de enviar tuits abusivos a las personas, Twitter está tratando de reconstruir una pared que se desmorona lo más rápido posible para ofrecer algún tipo de defensa. La cuestión actual de Twitter es que los abusadores han encontrado maneras de romper o superar esas paredes antes, y es sólo cuestión de tiempo antes de que lo hagan de nuevo.

Al no hacer que los sujetos abusivos sean objeto de una mayor prioridad en su plataforma, Twitter, mucho más que Facebook, es cómplice en permitir que existan en la plataforma y es algo que hasta el propio director de la compañía, Jack Dorsey, ha admitido. En una junta con los inversionistas en verano pasado, el ejecutivo dijo que no estaban haciendo lo suficiente para hacer la experiencia algo más disfrutable y segura.

Es aquí donde la segunda estrategia de Twitter entra, ya que además del sistema para silenciar, la compañía anunció que añadirá la herramienta Hateful Conduct, que permitirá a cualquier usuario señalar un tuit y que el equipo de soporte de la red social. Ésta se diferencia de la de reportar abusos debido a que en ella se puede especificar hacia qué aspecto se está dirigiendo el mensaje de odio, ya sea religión, raza, género u orientación.

La adición de esta herramienta el día de hoy indica que la compañía finalmente está escuchando las quejas y está dispuesta a tratar de hacer más, pero no anunció si iba a atraer más gente para trabajar en su división de soporte.

La empresa reiteró que iba a capacitar a cada miembro del equipo de soporte en cómo mantener un ojo en los usuarios abusivos y tuits de odio, agregando que implementaría nuevas herramientas internas para ayudar a su equipo a responder a las solicitudes más rápido.

Referencia: Twitter

Enlaces Patrocinados
Comentarios