Sabemos que nuestro país se caracteriza por estar en constante movimiento, sobre todo la Ciudad de México. Un reciente estudio arrojó que México es el país más estresado del planeta, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y eso podría originar adicción a la tecnología.

De acuerdo con Erika Villavicencio Ayub, investigadora de la Facultad de Psicología de la UNAM, el hecho de que las personas experimenten el deseo inaplazable de poseer los más recientes equipos o programas para conectarse a las redes sociales significa una adicción, la cual se relaciona directamente con el estrés de los ciudadanos.

“La adicción a la tecnología, en general, se presenta desde 1984. Se le denominó tecnoestrés porque parte de esa dependencia deriva del estrés, que ocurre a nivel global. Se divide en tres tipos: tecnofobia, tecnofatiga y tecnoadicción”, mencionó la investigadora Villavicencio.

La tecnofobia consiste en una tensión originada por el uso de tecnologías como Internet y los dispositivos electrónicos. Este padecimiento se presenta en personas que nacieron entre las décadas de los 40 a los 60, pues en su trayectoria laboral carecían del uso tecnológico; por lo tanto, no están capacitados para darle uso, pues les provoca ansiedad y miedo.

La tecnofatiga se observa más en la generación que nació entre las décadas de los 60’s y 80’s. A ellos les tocó la inmersión de Internet. Además, el uso de dispositivos móviles incrementó el uso de la red y el acercamiento al correo electrónico. Por esta razón, los cargos laborales aumentaron.

Por otra parte, la tecnoadicción está presente en todos aquellos que nacieron después de los años 80. Esta generación es la que más está sometida al uso de la tecnología. Gran parte de ella demuestra tener una necesidad incontrolable de estar siempre actualizada, buscar lo más nuevo y tener presencia en las redes sociales.

Según Villavicencio, se puede identificar que alguien es adicto a Internet si manifiesta ansiedad al no estar conectado en las redes sociales.

“Uno de los puntos clave para detectar a un adicto es calcular el tiempo que pasa conectado y qué actitud toma cuando no tiene acceso. Hay personas que salen de su casa sin el teléfono celular y regresan porque es insoportable la sensación de vacío”. 

Es realmente preocupante que las personas prefieran una interacción virtual a una física con otras personas. Además, el uso de dispositivos hace que otras áreas importantes se dejen de lado, por lo que deberíamos aprender a administrar nuestros tiempos sin caer en la adicción.

No está mal que utilicemos la tecnología mientras haya un equilibrio en su uso y en nuestra integridad. Incluso la tecnología es sumamente útil para nuestro desarrollo laboral y profesional, pero, por obvias razones, debemos saber racionar el uso y otras actividades sanas para nuestro desarrollo.

Referencias: UNAMPublimetro

Enlaces Patrocinados
Comentarios