Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En estos últimos años hemos visto como la PC y la Mac se han enfrascado en unos divertidos anuncios en donde Apple siempre resulta ganador en todos sentidos. La Mac la interpreta un chavo “cool” y la PC un personaje que en general viene vestido de traje. Los anuncios -ya los hemos narrado aquí- son simpáticos y uno pasa un buen tiempo viéndolos.

Steve Jobs, por ejemplo, en una de las presentaciones de una importante conferencia de desarrolladores para Apple mostró el siguiente video antes de iniciar su plática magistral en el 2007 (véanlo, vale la pena)

Quizás es por ello que Jobs tiene esa carisma. No se toma demasiado en serio él mismo y la gente lo celebra.

Sin embargo, Microsoft ha iniciado una batalla de anuncios con un éxito que califica -en el mejor casos- como relativo. Sus anuncios con Bill Gates y Jerry Seinfeld fueron bastante caóticos y no parecen haber dado en el clavo con la campaña publicitaria. Así, la empresa de las ventanas ha reorganizado su estrategia de promocionales y presenta ahora -en su nuevo ataque a la Mac- la idea de que personas bonitas, “cool”, compran PCs. Es decir, esas personas que son tan especiales con su manera de vestir, su estilo de corte de cabello, sus camisetas, sus jeans, y que critican los mensajes que mandan las diferentes marcas.

En este caso un chavo de estos que he definido como “cool”, llamado Giampaolo dice: “no quiero pagar por la marca. Quiero pagar por una computadora. Una computadora que tenga portabilidad, tiempo de vida en la batería y potencia“.

Sin embargo, a diferencia del anuncio de Lauren, Giampaolo no se mete a una tienda en donde venden Apples y bien podríamos especular por qué.  Tal vez esto tiene que ver con el fuerte rumor de que, en la filmación del anuncio de Lauren, ella nunca habla con nadie en la tienda de Apple. Giampolo, en cambio, encuentra una Mac en una tienda y dice: “queeee sexy (soooo sexy)“. Pero a pesar de que es bonita y que puede ser más hermosa aún para una noche de pasión, no llega a enamorar a Giampaolo. ¿Es acaso porque es de alto mantenimiento? No, simplemente porque no es tan intelectual como el atractivo joven del anuncio quiere que sea.

Bueno, Giampaolo es muy especial. Sabe qué quiere y cómo lo quiere. Para algunos, la visita y revisión que hace el personaje por las diferentes computadoras que escudriña sale sobrando si como dice el anuncio, el joven entiende de tecnología. Si así fuese, ¿qué necesidad había de buscar entre las diferentes computadoras. Ya sabría lo que querría de antemano ¿no? Tal vez después de eso el comercial podría haber sido un poco más corto.

He aquí el anuncio. ¿Qué les parece?

Desde la Red…
Comentarios