Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Conectar el iPod al coche te ahorra llevar un estuche repleto de discos compactos, sin contar la distracción para cambiarlos… Bueno, por lo menos eso yo lo pensaba. En el concesionario me dijeron que el coche tenía una entrada para iPod. En mi ignorancia pensé que era algo así como una entrada especial y pues no es una estándar de 3.5 (creo, si no se dice así, corríjanme). Total ya estaba yo feliz pensando: “¡Por fin voy a poder oír toda mi música sin traer 40 mil discos!” ; y sí, esa es la idea, pero la verdad no me ha resultado tan práctico. Primero fui a un mercado cerca de mi casa a comprar el cable y pues no había; como soy un tanto coda lo quería conseguir ahí porque todo sale siempre más barato, pero al final tuve que ir a una tienda especializada de electrónicos y ahí me arrancaron cerca de $200…

…no compré la verdad el cargador para el coche, porque pensé que no me iba a hacer falta. Los problemas que hasta hoy me he encontrado con mi iPod son: primero, se descarga rapidísimo…; además, cuando se conecta, no puedo controlar las canciones desde el estéreo, tengo que hacerlo directo en el reproductor (bueno, ahí una pregunta: ¿Eso pasa en todos los coches?); y, justo por eso, me distraigo a la hora de manejar. De plano estoy pensado en volver a mi viejo sistema y dejar el iPod sólo para hacer ejercicio y también para oír música cuando trabajo, porqué no…

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios