Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Una de las teorías más interesantes es aquella que dice que antes que existiera nuestra actual civilización, hubo una con una tecnología superior, la cual ha dejado rastros en nuestro planeta. Hace algún tiempo, surgió una noticia que parecía confirmar dicha hipótesis.

Durante verano de 2014, pescadores de la ciudad de Labinsk encontraron una extraña piedra con un elemento parecido a un chip. Después de examinarlo a profundidad, un grupo de científicos rusos llegó a la sorprendente conclusión que el artefacto tiene, al menos, 250 millones de años de antigüedad.

Este impactante descubrimiento aparentemente confirma la versión de que haya existido una época de la Tierra o una civilización tan desarrollada que creó esta tecnología, mucha de la cual quizás esté por descubrirse. Supuestamente, estos científicos prometieron anunciar en un futuro próximos detalles de dicha civilización avanzada.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, y no todo puede ser tan bueno, por lo que es necesario aclarar varias cosas antes de seguir con el tema. Lo primero que aseguraba la noticia original es que lo que se veía en la roca era algo “parecido” a un chip; sin embargo, ya conocemos cómo Internet desvirtúa la información y muchos medios alrededor del mundo ya daban por hecho que sí, en efecto, era un chip.

Otra cosa que es importante cuestionarnos es ¿quiénes son los supuestos científicos de la noticia? Pues no, tampoco son ni geólogos ni arqueólogos como tales, sino investigadores del fenómeno OVNI y sobrenatural. Pero entonces ¿qué es el extraño objeto que está adherido a la roca?

Esta piedra fue llevada a analizar al Instituto de Investigación de Nanotecnología de Rusia y las conclusiones del estudio fueron bastante claras. La roca encontrada por los pescadores tiene un tamaño de 15x11x4 centímetros, es sedimentaria y tiene un material de origen orgánico. Consiste en fragmentos de crinoideas y de pequeñas conchas, con su edad estimada estando entre 410 y 450 millones de años.

Por su parte, la zona blanca rectangular se trata de un fósil de crinoidea, un lirio de mar, y se ve de esta forma porque fue cortado axialmente, mostrando los conductos internos del mismo. Fósiles de este tipo son muy comunes, pero lo que sí es llamativo del caso es el corte axial, que no es frecuente.

Entonces podemos asegurar que no es un chip, ni una tarjeta SIM y mucho menos un texto extraterrestre. Los fósiles de crinoideas se han confundido en otras ocasiones con tornillos de millones de años de antigüedad o con engranajes de dispositivos extraterrestres. De hecho, existen varios valles del mundo ricos en esta clase de objetos.

De este modo, sólo queda que Viktor Morozov, el dueño del fósil, decida si lo entregará a un museo o si se lo quedará para su propia colección. En nuestro caso, todo esto nos queda como una lección que nos enseña que hay que tener mucho cuidado con las afirmaciones de noticias que se hacen en Internet, incluso si afirman ser oficiales.

Referencias: VK Press, Ancient Code, Before Its News

Desde la Red…
Comentarios