Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El mundo de la tecnología, de las comunicaciones, de Internet, nos ha permitido que se nos amplíe el espectro de cosas que podemos hacer. Por ejemplo, hace unos años, si se quería sacar un CD de música propio, había que pasar por las casas disqueras, por esta industria que difícilmente ve con buenos ojos a potenciales cantantes o músicos. Lo mismo pasaba con las editoriales: Uno había escrito un libro y lo llevaba a las diversas casas editoriales a ver a quién podría gustarle para que lo lanzara con su sello editorial. La mayoría de las veces los autores reciben, cuando bien les va, amables respuestas en donde en general se rechazan sus manuscritos. Pero esto ahora ha cambiado. Hoy mismo cualquiera puede ser su propio editor de libros, o de cualquier contenido que se deseé.

Hablemos de contenidos. Existen una serie de sitios como Lulu, SelfPublishing e incluso Amazon, entre muchos, que permiten que cualquiera pueda convertise en su propio editor de contenidos. Las ventajas son evidentes: uno controla todo el proceso y desde luego, no hay censura, ni comisiones que dictaminen si el contenido que se quiere publicar vale la pena o no. Las desventajas, por así decirlo, son los costos, que los asume en general el creador de contenidos, aunque desde luego, son costos relastivamente menores. Veamos los consejos que da David Carnoy al respecto de este tema:

  1. Autopublicar es fácil. Sí, lo es. Y más fácil aún publicar un e-book (un libro en formato electrónico). Uno puede elegir el tamaño del libro, formatear el documento en Word (o el procesador de palabras que use), para que quede en formato PDF. Crear la portada quizás usando Photoshop, ponerla tambiérn en PDF y darle todo esto al sitio de autopublicaciones de su elección para ver una prueba de cómo quedará su libro una vez terminado. CreateSpace (de Amazon) y Lulu, por ejemplo, ofrecen buenos tips e instrucciones para hacer todo el trabajo uno mismo.
  2. Formato digital, no en papel, es la mejor apuesta. Una idea es primero probar con libros que no requieran gráficas, ilustraciones o fotos) y probar en el ambiente de los libros electrónicos. Una vez habiendo navegado por esas aguas es posible pensar en hacer libros impresos en papel. Es mucho más sencillo publicar un e-book, incluso en el diseño y formateo. Igualmente, el precio del mismo puede ser mucho menor que en su equivalente en papel, por lo que en principio debiese ser más fácil de vender. La mayoría de los libros autopublicados en papel cuestan unos 15 dólares, mientras que su contraparte electrónica va de 0.99 a 6 dólares por ejemplar electrónico. Un documento en formato electrónico se puede transformar fácilmente a otros formatos, además.
  3. La calidad es en general buena. No podemos hablar de todas las compañías que hacen autopublicaciones, pero la calidad de los libros impresos, a demanda de los clientes (POD, por sus siglas en inglés), es en general decente. Por el momento no se pueden hacer portadas con diferentes tintas, con relieve en la impresión, pero este tipo de libros se ve y se siente como los libros “reales”. El mayor problema es quizás la portada, que en general tiene un diseño pobre.
  4. Como autopublicar es fácil, todo el mundo lo está haciendo. Una de las dificultades de este enfoque es que ahora cualquiera es capaz de sentirse autor (el control de calidad sale sobrando). Esto hace bajar la credibilidad de quienes optan por esta opción.
  5. Son pocos los sitios buenos de autopublicación. La mayoría de las compañías que se dedican a este tema no son muy buenas. Tal vez solamente el 5% son decentes y quizás menos del 1% son realmente buenas.  Una pequeñísima fracción tiene historias maravillosas de éxito y de hecho, al ahora famosa novela erótica “Fifty Shades of Grey” se autopublicó originalmente).
  6. Los nomios están en contra suya. El promedio de ejemplares impresos en esta modalidad es de 100 a 150 copias, en donde dos o tres cuartas partes son para sus amigos y familiares. Las editoriales tradicionales publican cientos de miles de copias (en los Estados Unidos), mientras que las de autopublicación hacen dinero publicando 100 copias de cientos de miles de libros.
  7. La creación de un libro “profesional” es difícil. Para que un libro se vea y se sienta igual que uno publicado por una gran editorial, el autor tendrá que desembolsar un par de miles de dólares. Entre la parte de anunciarse (mercadotecnia), así como el proceso de formación del libro, las primeras pruebas, la portada, todo lleva dinero. Ahora no le asombrará saber que algunos libros llevan más de 9 meses hasta que ven la luz pública, desde que se aceptan para ser publicados.
  8. Busque una meta clara para su libro. Si va a publicar un libro para la posteridad (en donde sus amigos y parientes se interesarán por él de aquí a la eternidad), no hay que invertir mucho tiempo o dinero y es probable que Lulu sea una buena opción. Si en cambio, busca una aventura comercial con grandes aspiraciones, las cosas son diferentes.
  9. Aunque su libro sea genial, podría no venderse. Si el libro es mediocre, difícilmente tendrá éxito. Pero incluso siendo una obra maestra, puede que no vuele de los estantes (virtuales, sí, porque la mayoría de las autopublicaciones no llegan a los estantes en las librerías reales). En otras palabras, la calidad no es garantía de éxito. Siéntase afortunado si al menos sale “tablas” con la inversión hecha. Deje que el libro por sí mismo genere ganancias. No vaya a renunciar a su trabajo todavía.
  10. Los libros de nichos específicos son los mejores.  Esto parece ser el “mantra” de la autopublicación. Los libros que no son de ficción son un buen gancho que puede tener éxito, especialmente si se tiene una audiencia a la cual atacar o enfocarse. La ficción, los romances, las novelas eróticas, por ejemplo, no han tenido un gran éxito en esta modalidad de publicación. Cabe decir que esto mismo pasa con libros en papel que se basan en estos temas. Así que si le sirve de consuelo…
  11. Compre su propio ISBN y creé su propio sello editorial. Si tiene aspiraciones comerciales con su libro, compre su propio ISBN (International Standard Book Number) y genere su propia editorial. No necesita a fuerzas usar los servicios de Lulu, CreateSpace, iUniverse, etc. Lulu.com, por ejemplo, vende ISBN, entre muchas empresas que dan este servicio. El costo de un ISBN es de unos 100 dólares. Cabe añadir que algunos sitios dan un ISBN gratuito para sus libros enpapel o electrónicos, pero para efectos formales, el ISBN le pertenecerá a la empresa que hace la autopublicación de su libro.
  12. Genere un título único. De esta manera su libro será fácilmente hallado por Google o Amazon. Muchos autores cometen el error de usar títulos que se pueden asociar a muchos otros productos. Algunos autores usan títulos similares a bestsellers o bien, usan seudónimos parecidos a los de grandes autores. Aunque esto pudiese resultar en un principio, es claro qaue es una estrategia tonta, de la que se da cuenta el que busca un libro. Conocemos estos trucos, pues.
  13. Algunas soluciones son costosas. Existen grupos de profesionales que pueden ayudarle a que su libro tenga aceptación. Sin embargo esto podría costarle unos 25,000 dólares. Proceda con cuidado para que después no se sienta defraudado. Hay historias de éxito y terror en este particular campo de quienes promueven libros por muchos medios.
  14. A los autopublicadores no les preocupa si su libro es exitoso. Dicen interesarse por su obra, pero la realidad es que no les importa. Usted debe ocuparse de que se interesen por sus contenidos.
  15. Compre lo menos posible de su compañía de autopublicación. El juego de estas empresas es simplemente hacer dinero. Y como probablemente los autores no venderán por millones sus libros, hacen negocio vendiendo con amplios márgenes de ganancia. Por ejemplo, Amazon puede promover sus libros aparejándolos con una novela de un autor conocido (¿costo? unos 1000 dólares). En algunos casos puede ayudarle a vender muchos libros, pero piense que ese dinero podría no recuperarse. Igualmente, hágase de su propio equipo de gente que le ayude con la portada, el formateo, etcétera. No quiere decir que las empresas que se dedican a este negocio lo hagan mal, pero es claro que todo cuesta y repetimos, ahí hay un buen margen de ganancia.
  16. Si quiere entrar en este negocio en serio, contrate a alguien que le ayude a revisar y editar su copia. Comprar los paquetes de estas empresas de autopublicación no necesariamente es una mala idea. Un editor, alguien con experiencia en este campo puede darle sugerencias sobre qué mejorar en su obra. Desde luego que esto cuesta, pero si su interés es entrar al negocio editorial en serio, tal vez piense en pagar los costos.
  17. Negocie todo. Muchas empresas de autopublicación, inclusive la parte de Amazon que se encarga de esto, tiene promociones. No está de más pedir algún tipo de negociación sobre éstas, por ejemplo, más copias gratuitas de su libro. En ventas todo es negociable.
  18. Haga todas las preguntas que quiera. No tema quejarse. Muchas empresas dan instrucciones precisas de cómo lidiar con la creación de un libro, pero cuando se trata de paquetes específicos, pida tener contacto con alguien directamente, que pueda ayudarlo en este proceso. No tema quejarse (de buena manera, desde luego) si algo no le parece correcto.
  19. Autopublicar es un deporte de contacto. Mucha gente piensa que autopublicar simplemente es poner un libro a la venta y esperar sentado las ganancias. El autor debe involucrarse para autopromoverse. Desafortunadamente poca gente tiene el estómago y tiempo para hacer esta labor, además de la de escribir. Sin duda el secreto de un libro exitoso es la estrategia de marketing. Hay que tener más de un plan de ataque pues en general, una sola línea mercadológica no es suficiente. Es fácil desanimarse pero por ello, hay que tener plan B, C, D y E al menos. Considere los planes comerciales para anunciarse en Facebook, Google AdWords, u otros posibles enfoques para anunciarse. Quien no se publicita difícilmente vende, pero de nuevo, esto no es gratis aunque hay opciones económicas. Por ejemplo, AuthorBuzz puede poner una campaña de anuncios, por unos 1500 dólares por semana (incluyendo el diseño gráfico) y colocar anuncios en blogs relacionados (no blogs de libros necesariamente). El impacto de esta inversión pudiese no verse al principio, pero quizás haya que tener paciencia. AuthorBuzz dice que puede poner un libro a la vista de medio millón de personas (con la inversión inicial). Aún así, el éxito de un libro así puede depender de muchísimas variables. Sin embargo el consejo es ser tenaz en este sentido.
  20. Poner los libros en los estantes de las librerías no debe sere motivo de preocupación. Pocos libros de autopublicación llegan a los estantes de las tiendas. Lo que debe un autor de libros que decide autopublicarse es que sea fácil hacerse de su obra y no necesariamente ésta aparezca en las tiendas. De hecho, el que no estén en los estantes físicos puede ser algo que le deje más ganacias.
  21. Los libros autopublicados raramente reciben críticas. Las críticas de libros sirven para venderlos. Al principio la gente no toma en serio a los blogueros, pero ahora sus opiniones son valiosas para muchas personas. Hay (asómbrese), empresas que cobran por hacer una crítica de un libro, por ejemplo, Kirkus. Este servicio puede costarle entre 400 y 500 dólares. Hay opciones más baratas, por ejemplo, regalar su libro a gente que hace críticas y quizás con un poco de suerte, le escriban sobre su libro.
  22. Diseñe la portada para que se vea bien incluso si es pequeña. Actualmente mucha gente compra en Amazon o en Barnes&Noble. Por ende, su libro aparecerá en la tienda virtual de estas empresas. La portadas debe verse bien incluso como thumbnail. Considere esto si piensa vender por este medio electrónico su libro.
  23. Si va a vender por Amazon, saque lo máximo de su página en este sitio. Busque poner su sección de Listmania, críticas de los lectores, etcétera. Saque ventaja de las herramientas que da Amazon. Puede no tener gran impacto, pero esto es mejor que hacer nada. Contacte con Amazon para asesoría en estos temas.
  24. El costo es un gran reto. La autopublicación es más costosa porque se imprimen los libros uno a uno a demanda de los clientes (POD – print on demand). Un libro en BookSurge puede costar unos 6 dólares imprimiendo unas 370 páginas. Se pueden buscar opciones baratas, por ejemplo, usar imprentas offset (aunque la calidad, me temo, será menor). Otra opción son las “vanity press”, que imprimen varios miles de ejemplares, pero le obligan al autor comprar unos dos mil, para empezar. Así, un precio de unos 15 dólares por libro le puede dejar casi 4 dólares de ganancia. Todo dependerá del tamaño del libro. Un libro más voluminoso puede tener un precio más alto, aunque si uno se excede, entonces la gente no lo comprará. En promedio, un libro de 250 páginas no puede costar más de 10 dólares.
  25. La autopublicación es un negocio que fluye. Cada vez hay más competidores que están poniendo nuevas ideas a los interesados en publicar un libro. Hace un par de años, Amazon ofrecía 35% de utilidades por libros electrónicos. Hoy el valor es de 70% para libros que cuesten más de 3 dólares.

Muchos consejos y una breve sinopsis de lo que enfrentará si quiere autopublicar un libro. ¿Ahora sí quiere entrarle?

Desde la Red…
Comentarios