drn-hollyweb

El director del WorldWide Web Consortium, Tim-Berners Lee, que es el cuerpo responsable para los estándar de la web, ha aprobado un nuevo esquema para el grupo que trabaja en HTML y que permite que se continúe con la extensión de encripción para los contenidos multimedia, es decir, se pretende que los contenidos puedan ser protegidos por derechos de autor digitales, conocidos como DRM.

Sin embargo, ya la EFF (Electronic Frontier Foundation), se ha opuesto formalmente durante el proceso de revisión que se hizo a principios del año. En abril pasado se reportó que había una campaña de la EFF para impedir que se añadan las protecciones DRM a HTML5. La petición, apoyada por más de 28,600 personas que firmaron un documento en apoyo de la EFF busca rechazar las extensiones de encripción de contenidos (EME – encrypted media extensions) que se busca imponer en el estándar de HTML.

El argumento de la EFF dice: “soportar el reproducir contenidos protegidos”, representa ampliar la visión para el estándar de HTML, el cual busca además incluir la determinación remota del usuario final sobre el uso del contenido. El director internacional de la EFF, Danny O’Brien dijo: “Esta propuesta está aparte de otros aspectos de la estandarización de HTML. Define una nueva ‘caja negra’ para la industria del entretenimiento, la cual quedaría fuera del control del navegador y del usuario final. Y aunque este plan puede hacer muy feliz a Hollywood, que están muy asustados con la evolución tecnológica, podría crear serios impedimentos para la interoperabilidad y el acceso para todos”.

En el blog de la EFF, sobre la decisión de Berners sobre EME, O’Brien escribió: “Estamos muy decepcionados… Al aprobar esta idea, el W3C ha cedido el control del “agente usuario” (un término que se usa en la jerga del W3C)  a una tercera persona, el distribuidor del contenido. Esto elimina -lo que muchas veces no se dice- sobre quién tiene la palabra final sobre la experiencia en la web y en última instancia, el control final sobre el dispositivo de cómputo”.

O’Brien dice que al aceptar la protección de contenidos, el consorcio ha abierto las puertas para que muchos que consideran tener derechos de autor se les otorgue ese control para ellos mismos”. Y agrega: “La EFF es un miembro del W3C y haremos lo más que podamos para que otras organizaciones dentro y fuera del W3C nos ayuden a luchar contra las lamentables consecuencias de aceptar los DRM, aunque no es fácil defender a un rey que ya invitó a sus propios atacantes a estar con él”.

Así pues, se juegan muchas cosas en estas decisiones. Sin duda la EFF tiene un punto importante, que tendrá como consecuencias limitar el uso de contenidos, cosa que por mucho tiempo han querido hacer diferentes empresas en la industria del entretenimiento. Esto no es bueno para las libertades en la web, sin duda.

Referencias:

i-programmer

Enlaces Patrocinados
Comentarios