Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

luna-agua

Datos del sistema Moon Mineralogy Mapper (M3), que se encuentra a bordo de la sonda india Chandrayaan-1 muestra que hay agua contenida en los granos minerales de la superficie de nuestro satélite natural. Los científicos habían pensado que la pequeña cantidad de humedad que se había detectado era generada por el viento solar y por otros factores externos, pero las últimas investigaciones revelan que hay una fuerte evidencia de que la Luna puede contener grandes cantidades de su “agua magmática” que parte de las profundidades de su núcleo.

La percepción tradicional de la Luna es que es un lugar seco. La evidencia de que hay agua ha sido acumulada por décadas, desmintiendo esa posibilidad múltiples veces. Cuarenta años antes, las rocas ejemplo que trajeron los astronautas de las misiones Apolo mostraron que contienen agua en la superficie. No obstante esto, se asumió que las muestras habían sido contaminadas por el manejo de los seres humanos y los resultados fueron ignorados o invalidados.

En el 2009, el módulo M3 de la sonda india Chandrayaan-1 encontró agua cerca de los polos. Se asumió que partículas cargadas del Sol podrían estar creando capas finas de moléculas de agua al impactar en la superficie lunar y así justificaban los científicos sus hallazgos. Sin embargo, más tarde ese mismo año, la NASA hizo chocar una nave en el cráter Cabeus, para estudiar los materiales que se dispersaron después del impacto. Cuando hallaron vapor de agua y partículas de hielo, de nuevo atribuyeron esto a la acció0n del viento solar, o posiblemente a algún cometa que hizo impacto en el cráter mencionado. Pero los últimos resultados difícilmente pueden estar equivocados o ser atribuibles a errores humanos, el viento solar o los cometas, indicando que en la Luna hay su propia reserva de agua debajo del suelo, a distancias relativamente profundas. Del cómo es que la Luna tiene agua es aún un misterio.

Los instrumentos del M3 tomaron una foto a una altura de 60 kms del cráter Bullialdus. Al contrario de otros experimentos, este cráter está cerca del ecuador lunar, donde los científicos creen que agua de los vientgos solares no puede sobrevivir en la superficie. El cráter Bullialdus es tan profundo que expuso algunas de las rocas magmáticas de la Luna. Cuando la NASA analizó al cráter desde la órbita, hallo cosas inesperadas, por ejemplo, que la porción central del cráter contiene una enorme cantidad de hydroxyl (una molécula hecha de un átomo de oxígeno y otro de hidrógeno). Esto es evidencia de que las rocas en el cráter contienen agua que se originó debajo de la superficie, lo cual ha originado el término “agua magmática”.

moon-water-0

Ahora los científicos están empezando a comparar esta agua con otras características de la superficie lunar para aprender más sobre la composición interna de nuestro satélite natural y del cómo la actividad volcánica se ha enfriado para llegar a las temperaturas actuales. Los nuevos hallazgos sugieren que los cráteres polares podrían contener más agua congelada que lo que se pensaba.

 

Referencias:

Nature GeoScience

Desde la Red…
Comentarios