Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hace dos meses el CEO de Apple, Steve Jobs, (que se tomara un receso de seis meses), tuvo un trasplante de hígado en Tennessee y se dice que se recupera satisfactoriamente, todo esto de acuerdo a un reporte del Wall Street Journal. Se rumora además que se espera el regreso de Jobs para fines de este mes, aunque no sea en un trabajo de tiempo completo.

El Wall Street Journa envió un correo electrónico a Jobs preguntándole por su estado de salud, pero no recibió respuesta. La vocera de Apple, Katie Cotton dijo en un breve comunicado que “Steve continúa preparándose para regresar a finales de junio y que no hay más que decir“.

Aquí surge quizás una pregunta con tono ético: ¿es aceptable interrogar por la salud de Jobs cuando éste ha decidido retirarse de la vida pública por las razones que sean? O dicho de otra manera ¿tiene Jobs derecho a la privacidad o el público tiene el derecho a conocer lo que pasa con él?

Cuando Steve Jobs estaba al mando de Apple, sería aceptable decir que los accionistas estaban en todo el derecho de saber si su CEO estaba muy enfermo. Después de todo, como el rostro de Apple, Jobs se puso en la atención pública al ser quien presentara los “gadgets” por los cuales Apple es famoso. Si algo le pasara a él, esto podría tener un impacto en la compañía y en las acciones de la misma por lo cual, es claro que tienen derecho a saber sobre la salud de nuestro personaje.

Pero en este caso, hay que decir que no es de interés de nadie si Steve Jobs está bajo tratamiento del tipo que sea, aunque se trate de una prueba de sangre o de un transplante. Steve, en esencia, salió de la compañía, dejándole todas las decisiones a Tim Cook, el cual es por el momento la cabeza de Apple.

Bajo Cook, la compañía hizo el MacWorld y la conferencia de desarrolladores. Igualmente lanzó el nuevo iPhone, la nueva versión del iPhone OS y reajustó la lista de precios de las notebooks. No parece haber hecho nada mal o bien, algo que Jobs le pudiese recriminar.

Es claro pues que Steve Jobs es uno de los personajes más importantes de Apple, pero también es evidente que él solo no es la compañía completa. Con lo que ha pasado se puede ahora tener un panorama más objetivo de la real situación de Jobs y de su influencia en el ámbito de los usuarios de Apple.

Fuente: ZDNet

Desde la Red…
Comentarios