Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Aunque la venta al público del nuevo teléfono de T-Mobile G1 con Android como sistema operativo está programada para el 22 de octubre, ya los analistas y observadores están ansiosos de saber todo sobre este nuevo teléfono y tener una experiencia de primera mano. Hay de hecho una característica de la cual se ha ya empezado a hablar mucho: un interruptor remoto que permitiría a Google borrar cualquier aplicación que viole el acuerdo de distribución para el desarrollador de aplicaciones de Android.

No hace mucho se descubrió que Apple tiene la capacidad de eliminar cualquier aplicación de manera remota de los iPhones. Esto causó cierto descontento y protestas entre los clientes de la manzana, pues dicho mecanismo no está contemplado en el acuerdo con el desarrollador y además, apple -a diferencia de Google- no tiene un mecanismo para regresar el dinero a los afectados por esta política.

Michael Gartenberg, vicepresidente de estrategia móvil en Jupitermedia no piensa que habrá una protesta airada de los consumidores del teléfono con Android  pues indica: “la mayor diferencia es que en Google no guardamos ningún secreto sobre este interruptor remoto. Todo fue abierto desde el principio“.

Según Gartenberg, los consumidores de hecho apreciarán de que Google pueda eliminar las aplicaciones que consideren indeseables para proteger el sistema operativo. “Lo importante a recordar“, ha dicho Gartenberg “es que el sistema Android es una plataforma abierta, lo cual significa que los desarrolladores son libres de hacer lo que quieran. Esto significa, por supuesto, que algunas aplicaciones podrían ser potencialmente dañinas e incluso causar daños a la red. La meta de Google y sus asociados es crear un medio ambiente en donde se tenga control sobre el ecosistema del software“.

Google también ha anunciado que tomará un rol más activo en ayudar a los que hayan comprado aplicaciones eliminadas por este mecanismo, para que puedan recuperar su dinero. La compañía promete hacer “esfuerzos razonables” para recobrar el precio pagado al desarrollador. En cualquiera de los casos no se sabe cuándo Google pondría a funcionar su interruptor. Eso es una gran incógnita pero de acuerdo a Gartenberg, “estoy seguro que a Google no le interesa censurar aplicaciones, pero es claro que es un elemento que está ahí presente en la realidad“. ¿Cuándo será invocado? Nadie aún lo sabe.

Desde la Red…
Comentarios