Un estudio universitario concluyó que las ganadoras de la estatuilla Óscar, a la categoría de mejor actriz, tienen un alto riesgo a divorciarse, sobre aquellos que solamente son nominados y no ganan. Una larga lista de ganadoras a esta categoría, incluyendo a Joan Crawford, Bette Davis, Halle Berry y Kate Winslet, experimentaron fracasos maritales no mucho tiempo después de que obtuvieran el codiciado premio. Curiosamente aquellos ganadores en la categoría a mejor actor no experimentaron este incremento en el riesgo a divorciarse después del Óscar.

El estudio fue conducido por investigadoras de la Rotman School of Management de Universidad de Toronto y la Universidad Carnegie Mellon.

La investigación mostró que, en la población en general, las diferencias de género han dado históricamente roles con más poder y status a los hombres con roles de menor status y poder a las mujeres. Los estudios han demostrado que romper esta norma social con digamos, un matrimonio, cuando una mujer gana, por ejemplo, más que su marido, puede tensar la relación”, dice Tiziana Casciaro, una asistente de profesor de comportamiento organizacional en la Rotman School, quien es co-autora del estudio con Colleen Stuart, una posdoctorada de la Universidad de Carnegie Mellon, y Sue Moon, una estudiante de doctorado, también en Rotman.

Aparentemente incluso los matrimonios de las actrices de Hollywood, en el pináculo de sus carreras, no son inmunes a las consecuencias de violar las normas sociales que afectan a la mayoría de las poblaciones. Nuestros resultados sugieren que un éxito repentino reduce la longevidad de sus matrimonios“, dice Stuart.

El estudio observó a los 751 nominados en las categorías de mejor actor y actriz de los premios de la Academia entre 1936 y 2010. Los resultados muestran que las ganadoras del Óscar a mejor actriz tienen 63% de oportunidades de que sus matrimonios terminen antes que aquellos matrimonios de nominados que no ganaron. La duración media para las ganadoras de Mejor Actriz fue de 4.30 años, sustancialmente menor a los 9.51 años de matrimonio para los que no ganaron la estatuilla. En contraste, la diferencia entre los que no ganaron el premio a mejor actor (media de 12.66 años), y aquellos que ganaron el Óscar (media 11.97 años), no fue significativa estadísticamente.

En mi opinión, este estudio es de poco valor, primero porque la muestra estudiada finalmente es pobre, y segundo, porque existe en estadística algo que se denominan “funciones de correlación espúreas“, las cuales en los estudios muestran una correlación muy cercana pero que en el realidad no tienen sentido real. Llama la atención que gente con esas cartas credenciales considere valioso su estudio, pasando en alto estas consideraciones.

Fuente: GizMag

Enlaces Patrocinados
Comentarios