Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El mercado de wearables no ha funcionado como se esperaba. Quizá solamente Apple y Fitbit han logrado ventas inesperadas, pero la realidad es que esta categoría va en declive cada vez más.

Según un estudio realizado por eMarketer, el uso de smartwatches y pulseras inteligentes solamente se incrementó un 24.7 por ciento en 2016, muy por debajo del 60 por ciento que esperaba la compañía de investigación.

eMarketer pronosticó en octubre de 2015 que el 2016 sería un magnífico año para los wearables. Lamentablemente, los smartwatches no han logrado impresionar a los clientes, es decir, no se caracterizan por tener herramientas o funciones realmente destacables.

Al mismo tiempo, la adopción de los wearables no ha crecido más allá de los consumidores iniciales. Al principio hubo un gran auge, pero se terminó en un abrir y cerrar de ojos.

Según cifras del estudio, solamente 39.5 millones de adultos en Estados Unidos adquirió un wearable en 2016, frente a un estimado de 63.7 millones de 2015.

Por otra parte, eMarketer pronosticó que el 30 por ciento de los adultos entre las edades de 18 y 34 años usarán un dispositivo wearable en 2017, mientras que en la población general la penetración será apenas del 17.6 por ciento.

Los jóvenes son los usuarios que más consumen este tipo de accesorios inteligentes, aseguró la analista de pronósticos de eMarketer, Monica Peart.

Curiosamente hubo un cambio notable de género, pues antes los primeros en interesarse por este tipo de wearables eran los hombres, pero ahora se espera que para el 2018 las mujeres utilicen más wearables que los hombres, específicamente bandas inteligentes para realizar actividades deportivas.

Referencias: eMarketer, Techcrunch

Desde la Red…
Comentarios