Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En los últimos años, las empresas de tecnología han sacado sus relojes inteligentes como pretendiendo ser lo nuevo. Curiosamente, las limitaciones de lo que puede hacer el dispositivo en la muñeca de las personas ha obligado a usar el reloj como una terminal tonta del teléfono celular, el cual se conecta en general vía Bluetooth. Mediante este entrelazamiento de los dos dispositivos, los fabricantes han pensado que estaban ante una combinación ganadora.

Pero no parece haber ocurrido así. Hace tiempo veía a algunas personas con su flamante reloj de Apple pero ahora está desapareciendo. Por una parte parece ser una tontería tener un reloj que hay que cargar cada noche porque la pila dura muy poco y por otro lado, no parece ser un dispositivo indispensable en ningún sentido si tengo que andar cargando con el celular para todas partes.

Por ello Google ha dado un giro a su idea original de su reloj inteligente. Como se vende poco, han decidido hacer que la ciencia médica pueda usarlo en sus investigaciones. El aparato da la hora y la fecha, pero mide una cantidad interesante de datos sobre la salud de quien lo porta.

Recompensan a usuarios de Apple Watch por fallas en la batería

El reloj se llama Study Watch y parece un reloj normal, con una pantalla de tinta electrónica, la cual gasta muy poca energía. El aparato puede recopilar un conjunto de datos fisiológicos de forma no invasiva. Puede saber el ritmo cardiaco, detecta luz y ruidos ambientales también, lo cual podría ser usado en alguna medida sobre el estrés de las personas. De hecho, este reloj no se pondrá a la venta porque se considera un dispositivo para la investigación en estudios clínicos.

La empresa que lo fabrica, Veril, dice no estar buscando la aprobación de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para comercializar el reloj como dispositivo médico y de hecho, en general, todos los gadgets que miden temperatura, presión, pulsaciones, son en general aparatos para deportistas en donde las medidas tienen un margen de error y que por ende, no se usan para cuestiones de salud o de soporte de vida. Verily dice que planean incorporar este reloj en un amplio conjunto de aplicaciones de salud.

Verily sabe que hay en el mercado todo tipo de gadgets que miden muchos parámetros de salud de los individuos que los portan pero que ellos tenían una necesidad específica que no encontraba en la oferta actual. Concretamente, la recopilación escalable de conjuntos de datos ricos y complejos durante estudios clínicos y de observación. Por otra parte, en muchas ocasiones quienes tienen estos dispositivos no los usan a diario o bien la gente se cansa de tenerlos que cargar continuamente. El reloj de Verily tiene una pila que dura hasta una semana y además, puede guardar datos hasta por ese mismo período lo que lo hace más viable de ser usado.

Aparentemente, la novedad del Study Watch es la capacidad para recolectar información de los datos de un electrocardiograma por lo que se podrían revelar anormalidades cardiacas. Son los hospitales los que toman esas medidas, y para ello deben cubrir a una persona con una docena de electrodos que se adhieren a la piel de algún manera. Pero también es posible recoger una señal de resolución más baja a partir de tan solo dos contactos eléctricos. Esto ocurre con este reloj cuando el usuario toca la carcasa metálica con su otra mano.

El próximo Apple Watch podría incluir sensor de glucosa

Con Study Watch, Verily dice que su objetivo consiste en desplegar una herramienta “altamente escalable” que pueda ser empleada para estudios poblacionales, en los que podrían participar miles de personas. Piensan usar el reloj de estudio en un proyecto personalizado de Parkinson que se hará en Holanda.

Verily indica que donará 650 relojes y dinero para el estudio sobre el Parkinson en donde está involucrado el gobierno holandés. De hecho todos los datos estarán disponible pero es Verily quien tendrá que desentrañarla información que los relojes obtengan.

Tal vez los relojes inteligentes terminen siendo un aliado de la medicina y no una moda más que eventualmente se olvidará por no dar a cambio lo que se esperaba.

Referencias: MIT Technology Review

Desde la Red…
Comentarios