burguan00

Apple y las autoridades estadounidenses han estado discutiendo sobre el asunto del iPhone bloqueado de uno de los matones en el trágico incidente de San Bernardino. La polémica se ha empezado a radicalizar olvidando la posibilidad de que el teléfono bloqueado no tenga ninguna información útil que le ayude a la policía a entender mejor lo que pasó.

De hecho, la idea de que el iPhone bloqueado no contenga información relevante es del jefe de la policía de San Bernardino, Jarrod Burguan, quien fue parte de la investigación sobre los dos tiradores que mataron a 14 personas en diciembre pasado. Burguan declaró: “Seré honesto con ustedes. Pienso que hay una razonable buena oportunidad de que no tenga ningún valor la información contenida en el teléfono”.

Sin embargo, Burguan está del lado del FBI, quien quiere que Apple construya un programa ad hoc para permitir a las autoridades extraer los datos del teléfono del asesino. Burguan cree que no es justo para las víctimas el no saber al menos lo que contiene el teléfono. “Se trata de no dejar ningún cabo suelto en la investigación”, dice Burguan. “Permitir que el teléfono se quede así, sin que se haga un esfuerzo por obtener los datos o la información que contiene, es simplemente injusto para los familiares de las víctimas”, indicó. Se supondría que las autoridades podrían conocer los contactos de Farook en su iPhone, lo que podría llevar a analizar si existe una red más amplia de terroristas. Y quizás por ello la insistencia del FBI. Sin embargo, Apple dice que el caso de San Bernardino no es el caso de un solo iPhone aislado. Probablemente lo que quiere indicar es que si cede ante la presión del FBI, las autoridades podrían tener acceso a la información privada de cuanto teléfono quisieran.

Será interesante saber en qué termina todo esto. Apple parece estar en la postura de que ayudar al FBI no es la mejor idea por las críticas que recibiría de sus clientes, por permitir que la privacidad pueda dejar de serlo, precisamente. Y algo debe quedar claro, los seres humanos tenemos derecho a la privacidad de loa datos. No se trata de si escondemos o no algo, es nuestro derecho, asunto que el FBI no parece querer entender.

Referencias:

Business Insider 

Enlaces Patrocinados
Comentarios