Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En la serie original de “Misión imposible”, cada capítulo empezaba con una grabación que escuchaban los protagonistas de la serie, en donde se indicaba un problema de espionaje, de buenos y malos, en donde se dictaban órdenes para resolver la dificultad. La cinta grabada terminaba indicando que se auto destruiría en los siguientes diez segundos y entonces de la grabadora empezaba a salir humo, destruyendo toda la evidencia.

Y uno podría pensar que nadie requiere de un teléfono o dispositivo móvil que se auto destruya, pero bien podría ser necesario en alguna particular situación. Los investigadores en Arabia Saudita han desarrollado ahora un mecanismo que, cuando se dispara, puede destruir un teléfono inteligente u otro dispositivo electrónico, en unos 10 segundos.

El mecanismo auto destructor ha sido creado por ingenieros eléctricos en la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdulla (KAUST por sus siglas en inglés). consiste en una capa de un polímero que rápidamente se expande cuando se logran temperaturas de más de 80 grados Celsius, lo que provoca que el teléfono se que de dentro hacia afuera. El mecanismo puede adaptarse para dispararse de varias formas, incluyendo una app del teléfono o si es sujeto a demasiada presión.

Una vez disparado el mecanismo autodestructor, la energía de la batería se dirige a los electrodos que rápidamente se calientan causando que la capa del polímero se expanda cerca de siete veces su tamaño original, dentro de los siguientes 10 a 15 segundos. Esto destruye los elementos vitales del dispositivo, destruyendo la información que éste posea.

La invención podría ser útil en situaciones que se tengan dispositivos con información sensible que pueda ser comprometida. La secuencia de auto destrucción puede darse de diversas formas: cuando el dispositivo se mueve demasiado de un punto en particular o si detecta que alguien quiere abrirlo, por ejemplo.

“Los primeros clientes podrían ser aquellos que necesitan protección de datos: comunidades inteligentes, corporaciones, bancos, administraciones de seguridad social y coleccionistas que manejan grandes cantidades de datos”, indican los creadores del sistema.

KAUST indica que la invención puede ponerse en dispositivos actuales por alrededor de unos 15 dólares y si es necesario, configurarla de manera que algunos componentes se mantengan intactos cuando el esquema auto destructor se dispare. Se puede configurar la temperatura de destrucción, que puede ir de 80 a 250 grados Celsius.

Ya DARPA, la agencia de defensa estadounidense ha intentando este tipo de mecanismos antes, pero sus soluciones han sido muy costosas y trabajan mucho más lentamente que el mecanismo diseñado por KAUST.

El equipo de investigadores han dicho que requieren de hacer más trabajo antes de que estos mecanismos de auto destrucción puedan ponerse en los dispositivos que las personas usan en sus bolsillos. Vamos, que de alguna manera se trata de hacer lo que el Galaxy Note 7 hacía por error: quemar el dispositivo sin previo aviso.

Referencias: Yahoo News 

Desde la Red…
Comentarios