Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

reloj00
Hoy la tecnología nos ha traído una serie de modelos de relojes de pulsera que son supuestamente inteligentes. Hay quien ha pensado que el teléfono moderno es relativamente estorboso y que el reloj podría ser el sustituto adecuado. Sin embargo, no es tan fácil. La tecnología aún no permite poner tanta electrónica en dispositivos del tamaño de un reloj y por otro lado, la batería es el cuello de botella de estos nuevos relojes.

Por ejemplo, yo tengo un Casio al cual a la fecha no le he cambiado la pila, la cual -indica el fabricante- si se le da un uso normal, razonable, puede durar unos diez años. Mucho tiempo si consideramos que estos nuevos relojes inteligentes requieren ser recargados cada día o en el mejor de los casos, en algunos modelos, cada siete días.

Lo interesante es que la idea de usar el reloj como un dispositivo que dé más que la hora no es realmente algo novedoso. Por ejemplo, en 1992 Casio salió con un modelo que era un reloj analógico que parecía normal, pero esto era la tapa de un dispositivo para llevar notas, guardar contactos e incluso usarlo como calculadora

reloj01
Pero antes, en 1984, durante la moda de los Transformers, el fabricante de juguetes Takara hizo un reloj tipo transformer. Parecía un reloj digital rectangular pero si se manejaba el mismo, se convertía en un robot en el mejor estilo de los Transformers, con un reloj en el pecho. Desde luego, a diferencia del reloj anterior de Casio, este era un juguete para niños.

reloj02
Para estas fechas (1983/1984) Seiko sacó su Data 2000, cuya función era tener un reloj que era parte de un dispositivo más complejo, con un teclado por separado. Los datos alimentados se podían ver en la pantalla de 4×10 caracteres que tenía el reloj. Lo mejor es que el siguiente año Seiko sacaría un teclado mejorado, que cuando se conectaba al reloj, podía funcionar como una terminal para hacer programación en BASIC. Esto rayaba en lo sorprendente y súper “nerd”.

reloj03

Casio sacaría en 1989 otro reloj cuya función era, además de dar la hora, llevar cuenta de dónde se encontraban los planetas en sus respectivas trayectorias, además del cometa Halley. Este es un reloj que deberían tener todos los astrónomos, sin duda, pues los cálculos eran certeros desde el año 1901 hasta el 2200.

reloj04
Pero sin duda,mi favorito es el Seiko TV Watch, que puede calificarse como una maravilla electrónica. Permitía ver la TV abierta en una pantalla azul/gris de LCD. Cabe señalar que no tenía la capacidad de sintonizar canales de manera autónoma, sino que tenía una caja que hacía la parte de la electrónica y permitía entonces transmitir los canales de TV a la pantallita del reloj, el cual se conectaba con un cable (que puede verse en la foto).

reloj05
Pero aparte de ellos, en 1989 se anunciaban ya relojes con videojuegos (ver ilustración principal de este artículo), que en principio, estaban licenciados por Nintendo. Interesante idea si consideramos que la pila no era recargable ni intercambiable. Por ello, los diseñadores habrán tenido que pensar cómo hacer para permitir que los dueños de estos relojes jueguen sin que se les agote la batería rápidamente.

Claramente el mundo tecnológico nos ha rebasado y los relojes inteligentes que se ven ahora son evidentemente más poderosos. Pero de nuevo, la historia anterior a lo que tenemos ahora nos hace tener una perspectiva de los trabajos que eventualmente terminaron en lo que hoy vemos ya en las muñecas de algunas personas. Solamente me resta pensar ¿qué podríamos decir de estos últimos relojes si estuviésemos escribiendo un artículo similar treinta años adelante?

Referencias:

Vintage Computing
Pc Magazine

Desde la Red…
Comentarios