Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Cuando uno compra un gadget que utiliza algún tipo de batería, este suele venir provisto con su respectivo cargador de pared. Desafortunadamente por un sinnúmero de razones, esos accesorios dejan de estar disponibles para nuestro uso. Ya sea que se te perdió, descompuso, rompió o cualquier otro motivo, terminas decidiendo adquirir uno nuevo. Pero ¿deberías de comprar uno original tal como lo indica el fabricante u optar por uno “genérico”?

La causa por la que uno llega a esa disyuntiva es simple: el costo de un cargador genérico puede ser hasta 10 veces menor que el de uno original. Dependiendo de dónde lo adquieras, podrías ahorrar muchas monedas al elegir esta opción.

Sin embargo, tal como lo indica el fabricante, no es bueno usar accesorios que no son certificados por la propia marca porque podría causar algún malfuncionamiento en el dispositivo.

Uno podría pensar que esa recomendación de la empresa que te vendió tu gadget responde más bien al hecho de que la compañía quiere que compres algo de la misma marca para incrementar su ingreso, pero esto no es necesariamente cierto.

Los cargadores genéricos de celulares que uno encuentra en lugares donde no se dediquen a esto (vendedores ambulantes en el transporte público o cruces viales principalmente) cumplen con tener la forma del enchufe adecuada para tu dispositivo, pero eso no quiere decir que sea el que tú necesitas.

El voltaje (tensión eléctrica) y amperaje (intensidad de la corriente) que requiere cada pila suele ser diferente, a pesar de que tengas un dispositivo de la misma marca para el que supuestamente está hecho el cargador genérico.

Como el vendedor no tiene cuidado en esos datos, podrías terminar comprando un accesorio que dañará el acumulador que usa tu gadget, lo que te orillará a tener que adquirir esta vez una nueva pila.

El asunto se torna un poco distinto cuando acudes a un local o tienda bien establecido donde tengan una variedad de accesorios que te aseguren que podrás encontrar el que requieres; antes de ir a buscar el cargador, asegúrate de anotar en una hoja de papel el voltaje y amperaje de la pila en tu dispositivo. Esto suele venir indicado de la siguiente forma: x,x V / xxx mAh.

Al preguntar a quien te atienda, pídele que te permita ver la información que viene impresa en la superficie del cargador, de forma que puedas compararla con la de tu pila y sepas que en realidad es el que te va a servir. Si no lo haces así, te arriesgas a que el voltaje sea mayor y el acumulador del teléfono reciba más energía de la que puede soportar.

Finalmente, no olvides que los productos genéricos suelen estar hechos por empresas que tienen poco cuidado en las medidas de calidad, por lo que podrías tener en tus manos un dispositivo que cause un corto circuito o alguna falla similar; uno suele percatarse de qué tan resistente y bien ensamblado está hecho algo con sólo examinarlo detenidamente, así que te invito a que lo hagas siempre que estés por realizar una compra de este tipo para evitar futuros problemas.

Desde la Red…
Comentarios