Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

inside-iphone00
Los teléfonos modernos en general son bastante resistentes. Se nos caen al piso, en ocasiones se nos mojan más de la cuenta o bien, reciben certeros golpes que a veces dejan un cristal astillado, recordándonos el mal momento. Entonces es cuando buscamos quién puede arreglar nuestro teléfono, cambiar el cristal de la pantalla o corregir el desperfecto hallado, porque debido al tamaño de los tornillos, muchas veces estas tareas no las podemos hacer nosotros mismos.

Ahora bien, si tiene un iPhone, pues las cosas se complican, porque Apple no ha pensado en que usted usuario vaya a resolver alguna dificultad si su teléfono falla o si hay que cambiarle algo. Esto se puede hacer idealmente solamente en el departamento oficial de reparaciones que Apple haya dispuesto. La dificultad es que los teléfonos de Apple, a diferencia de otros o de equipo electrónico, no  usan un conjunto de desarmadores estándar. Pensemos un poco en esto: si se me pierde el cargador de mi celular, probablemente cualquier otro, que tenga la misma entrada de energía, me puede servir. Pero con Apple no, hasta la entrada del cable del cargador es otra, diferente, no estándar. Un caso clásico de Think different!

La imagen que ilustra este artículo presenta los diferentes tamaños de tornillos que usa el iPhone. Son de 1.7 mm (los rojos), 1.3 mm (el amarillo) y 1.2 mm (el naranja). Obviamente no es fácil ver esta diferencia de un par de milímetros y de pronto encontrarse con que el tornillo se dañó por haber usado el destornillador inadecuado, dejando un trazo de 50 micrones. Esto simplemente causa un error en la pantalla del teléfono, poniéndola toda en azul.

Sam Schmidt es el propietario de una empresa que se encarga a reparar dispositivos electrónicos, iRepairNational. Él y su equipo encontraron este problema y trataron de hallar la dificultad, que no fue fácil de descubrir. Para reparar la falla cortaron delgadísimas capas de láminas de cobre (con el ancho de un cabello) y las dejaron flotando usando la tensión superficial del flujo cuando estaban soldando. En promedio les llevó un par de horas para hacer la reparación, aunque con la experiencia ya se tardan menos de una hora.

Todo se ha documentado y puede ser útil para aquellos que se dediquen a arreglar los problemas que eventualmente ocurran cuando el iPhone se descompone.

Referencias:

iRepairNational

Desde la Red…
Comentarios