Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Uno de los rumores más conocido dentro de los usuarios de Apple sobre todo de las personas asiduas al iPhone es que conforme transcurre el tiempo y el gigante de Cupertino va lanzando nuevas versiones de su sistema operativo, éstas actualizaciones hacen más lentos a los modelos viejos.

Este rumor prevalece conforme pasan los años, por lo que la compañía Futuremark, responsable de los test de rendimiento de 3DMark, ha hecho un estudio durante varios años para comprobar si realmente Apple con sus nuevas actualizaciones de iOS, hacia más lentos a sus dispositivos anteriores.

Los resultados no se han hecho esperar y Futuremark ha descubierto que a pesar de las teorías conspirativas, las actualizaciones de iOS no vuelven lentos a los iPhone pasados, de hecho, en ciertos modelos como el iPhone 6, una versión posterior de iOS hizo que mejorará un poco su rendimiento, pero ¿entonces son fallas en equipos aislados, o es la simple percepción errónea de las personas que quieren cambiar su equipo por uno nuevo lo que provocan estos rumores?

Conclusión

La realidad, es que sí se pueden presentar los casos aislados, donde la instalación no se llevó correctamente y esto provoque fallas en el rendimiento del equipo, lo cual se puede corregir con una actualización, o bien, con volver a instalar el operativo.

Pero, por otro lado y algo que no pensamos es que Apple con cada actualización que hace, esta actualización es pensada para el equipo actual, por lo que el soporte que se le hacia a los modelos pasados se va frenando hasta detenerse totalmente dejando a los modelos más viejos en el olvido al cabo de unos cuantos meses.

Esto no significa que lo haga a propósito, pero como cualquier empresa de software y tecnología, tiene que destinar más recursos a las nuevas versiones y equipos, aunque según los resultados obtenidos por Futuremark, la compañía de la manzana no provoca la disminución del rendimiento con las actualizaciones de iOS posteriores.

Esto nos lleva al segundo elemento que no consideramos, las aplicaciones, debido a que hay que recordar que el sistema operativo no trabaja sólo y esta parte es muy importante, ya que las aplicaciones también juegan un papel vital en el rendimiento del smartphone.

Por lo que si los desarrolladores de éstas no mantienen un buen soporte para los equipos anteriores, pueden provocar que el equipo ocupe más recursos de los necesarios para correrla, generando que se vuelva más lento y su batería dure menos.

Desde la Red…
Comentarios