Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

intel-chips01

La compañía de microprocesadores Intel, uno de los grandes competidores en este mercado de las computadoras, ha buscado por años entrar en el competido mercado de los dispositivos móviles y teléfonos inteligentes. Sin embargo, parece que no puede dar batalla a Qualcomm, ARM y otros fabricantes de estos chips para los teléfonos celulares. Por ello, parece ser que ya han decidido cambiar su estrategia y han ordenado cancelar los chips Atom, cuyos nombres claves eran Sofia y Broxton, de acuerdo con información confirmada del vocero de Intel.

Los recursos destinados a estos desarrollos se moverán a productos que dejen muchas más utilidades y permitan avanzar en la estrategia que ahora se plantea Intel. La empresa de hecho está descontinuando su línea Atom X5 que se pretendía ser un chip para las tablets. El nombre código de este producto era Cherry Tail. Ahora será reemplazado por los chips Celeron y Pentium cuyo nombre clave es Apollo Lake. Curiosamente muchos fabricantes de PC están eligiendo el procesador Skylake Core M sobre e Cherry Tail para las tablets y las computadoras híbridas PC.

Intel ha despedido ya a unos 12 mil empleados y ha tenido que re-plantear sus estrategias para el futuro inmediato. Evidentemente el corte a la producción y desarrollo de algunos de sus chips es parte de un esfuerzo por colocarse de nuevo en el mercado con sus ganancias acostumbradas.

Es claro que Intel había literalmente derramado miles de millones de dólares en el negocio móvil, pero fallaron ante la fuerza del líder, los procesadores que produce ARM. El procesador Atom, de Intel, aparece solamente en unos cuantos teléfonos y el mercado de las tablets parece ser que está declinando. Los fabricantes de PCs están reemplazando las tablets con dispositivos que son computadoras y tablets a la vez, vamos, que son ahora un híbrido.

Pero si esto fuese poco, la línea de producción de los procesadores Atom ya tenía problemas desde hace tiempo. Estos procesadores se pusieron en las NetBooks, que ya prácticamente han desapareciendo. La última remesa de chips Atom para servidores fue la del 2013. Eso habla de que las cosas en este rubro desde entonces no van bien.

Ahora Intel ha cambiado de estrategia y se ha movido a la tecnología 5G, y por ende, los recursos de Sofia y Broxton se irán a los chips 5G y los modems. Las nuevas redes 5G podrían dar 100 veces más velocidad de datos que los 4G. Se espera que toda esta tecnología ya esté funcional para el 2020.

Y probablemente el irse a 5G puede tener sus ventajas. El propio hardware de muchos dispositivos móviles bien podrían cambiar cuando la conectividad sea mucho mayor y más veloz. Esto podría llevar a dispositivos más allá de las PCs, por ejemplo, sistemas para la casa, robots, IoT y hasta IoT industrial.

El compromiso de Intel con 5G es de largo plazo, mucho más que la estrategia seguida con el Centrino en el 2003, que finalmente hizo que la tecnología WiFi estuviese en todas partes y potenciara en mucha medida las laptops de ese entonces. Intel sin duda ve un gran futuro en el 5G.

Esto no significa que Intel se esté yendo a la bancarrota. La industria del cómputo cambia a velocidades sorprendentes y es claro que las empresas que por muchos años han mantenido un liderazgo importante, tienen que reinventarse. Intel parece ser en alguna medida un ejemplo de lo que deben hacer las compañías para mantenerse en la batalla.

Referencias:

PcWorld 

Desde la Red…
Comentarios