Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Moverte en transporte público por la ciudad es una actividad complicada. Esto es porque, sólo a través de la experiencia del uso diario se puede saber qué ruta tomar, en dónde puedes encontrar lugares para sentarte, cómo evitar los tumultos de gente y hasta las “mañas” o trucos para salir bien librado de lo difícil que puede llegar a tornarse un viaje al trabajo o escuela en las horas pico. Y ni se diga cuando uno quiere, aparte de todo eso, usar el celular o algún otro gadget en el trayecto porque siempre habrá riesgos para nuestros pequeños compañeros que usan baterías.

Muchas veces desde que salimos de casa tenemos, además de mucho gel en el cabello, una camisa planchada y litros de perfume encima, nuestros audífonos listos para ir escuchando música en el trayecto. Aquí está el primer error que muchos cometemos.

En las grandes urbes como la Ciudad de México, es común el robo a transeúntes para despojarlos no sólo de su dinero, joyas y otras pertenencias, sino también de sus aparatos electrónicos (principalmente celulares). El error mencionado es en relación a los audífonos, y es que olvidamos que los rateros que se dedican a esto, pueden identificar incluso qué modelo de teléfono traes en la bolsa con sólo ver el tipo de “chicharito” que llevas en el oído. No se diga con los característicos auriculares de iPod/iPhone.

Por eso, es mejor ocupar un par de auriculares distintos a los que vienen suministrados con tu equipo, de preferencia sin marca o que ésta no sea visible, así como tratar de usarlos desde antes de salir de casa para evitar sacar tu teléfono en plena estación del metro y colocar el cable en la salida de audio. Adicionalmente, es recomendable crear una lista de reproducción con las canciones que tú prefieras que eviten tener que ir cambiando de pista en el camino, lo que implica mostrar tu móvil a tus compañeros de viaje.

Por otro lado, al abordar cualquier medio de transporte público, observa con detenimiento a la gente de tu entorno, por lo menos a quienes estén más cerca. Sólo falta tener un poco de sentido común para determinar el tipo de personas que están más próximos y saber si pueden representar un riesgo en caso de que tengas que sacar tu gadget para hacer cualquier actividad.

Esta recomendación es especialmente útil si sueles traer contigo alguna consola de juegos portátil y te gusta usarla en cualquier lugar que estés. Sólo recuerda que la gente entra y sale constantemente del camión o vagón del metro por lo que una pequeña pausa del juego cada cierto tiempo para volver a verificar que no haya peligros cercanos sería muy buena idea.

Llevar una laptop es un poco más complicado, pero no quiere decir que porque la traigas contigo es seguro que te vayan a asaltar. Si tomas precauciones muy simples puedes evitar muchas desgracias.

Guarda siempre tu computadora en la maleta o mochila donde la lleves antes de salir de donde sea que te encuentres (casa, oficina o escuela), así evitarás que cualquier persona pueda ver qué es lo que llevas contigo. Básicamente se trata de la idea de que “si la gente no sabe que traes una computadora, ¿por qué habría de robártela?”

También evita comprar mochilas que traigan impreso el nombre de alguna marca del fabricante o de alguna otra empresa que venda computadoras, esto, lejos de verse “bien”, es un claro factor que evidencia que traes una laptop. Lo mismo pasa con los portafolios que claramente están hechos para portar ese tipo de gadgets; hay incluso marcas muy fáciles de identificar que hacen maletas específicamente para ese fin.

Sabemos que no es agradable tener que cuidar tanto de nosotros mismos y nuestras pertenencias, pero también sabemos que mientras más prevenidos estemos, más difícil es que nos pase alguna situación no deseada. ¿Qué te parecen estas recomendaciones? ¿Qué medidas tomas para llevar tus gadgets en el transporte público? ¡Esperamos tus comentarios!

 

Desde la Red…
Comentarios