Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Nokia fue una de las marcas que más destacó en el pasado Mobile World Congress celebrado en Barcelona y a pesar de que no fue un teléfono de gama alta lo que presentó y que todos esperábamos ver de la compañía, si fueron sus gama media y media/baja los equipos que dejaron un buen sabor de boca y echaron la imaginación a andar para permitirnos creer que su próximo gama alta podría ser el Android que estamos esperando.

Nokia ha sabido regresar con tres equipos de buenas características a precios realmente accesibles, algo que se asemeja mucho al estilo de compañías como Huawei o Xiaomi, por lo que su promesa de convertirse en una opción de compra para cualquier usuario comienza a ser una realidad.

Las ventajas de Nokia frente al resto de los fabricantes podrían ser las mismas que tenían los Nexus hace un par de años frente a su competencia, en la cual la fluidez de Android puro y las rápidas actualizaciones de software los volvían una opción de compra atractiva, pues podrías tener un teléfono que se comportaba a la altura de cualquier otro gama alta de las grandes compañías, pero a un precio mucho más bajo.

El hecho de que Nokia haya apostado por Android puro nos da una idea de lo bien que trabajarán cualquiera de los Nokia 3, 5 o 6, por lo que la combinación entre un buen hardware y software pueden arrojar muy buenos resultados a la hora de utilizar nuestro dispositivo.

Ésta es la razón por la que Nokia ha decidido retrasar el lanzamiento del último de sus smartphones para este año y que corresponde al Nokia 8, el primer gama alta de la compañía finlandesa con sistema operativo Android.

Todo se debe a que Nokia ha decidido integrar el nuevo chip Snapdragon 835 en su equipo, pero para no competir de momento con el Galaxy S8, y restarle protagonismo a los teléfonos que acaba de presentar, esperará un poco más de tiempo para pulir los detalles faltantes de su gama alta y  colocarlo  a la altura de los demás teléfonos del mercado.

De igual forma Nokia lanzará dos versiones distintas del nuevo Nokia 8, una con 6 GB de memoria RAM y otra con 4 GB aunque el procesador utilizado será el mismo en ambos modelos. Por último, el tamaño de pantalla es otra de las cosas que diferenciará a los dos Nokia 8, y aunque aún se desconocen las medidas reales, se dice que uno podría traer una pantalla de 5 pulgadas, mientras que su hermano mayor alcanzaría las 5.7 pulgadas de pantalla.

A falta de varios meses para la presentación será común que durante un tiempo no tengamos muchas más noticias sobre este nuevo lanzamiento, por lo que habrá que esperar hasta el mes de mayo para ir conociendo más detalles sobre este nuevo teléfono que buscará ser competencia para el Galaxy S8, el Huawei P10, el LG G6, el iPhone 8 y el Google Pixel 2.

Referencias: GSMArena, PocketNow

Desde la Red…
Comentarios