Las conexiones a través de cables tienen la tendencia a desaparecer, especialmente en aparatos y dispositivos pequeños que usamos todos los días. Algunas de las marcas más importantes del mercado ya se han decantado por utilizar cada vez menos la alimentación eléctrica a través de estos filamentos de cobre o algún otro metal.

Sin embargo, una de las marcas que se presume como una de las más innovadoras del mercado aún no da el salto a este tipo de tecnología; estamos hablando de Apple. Esto podría cambiar en el futuro cercano, gracias a algunos rumores recientes que la firma de seguridad KGI ha dado a conocer.

Según esta compañía, cada vez es más común escuchar en la cadena de suministro de las empresas encargadas de la fabricaciones del iPhone que la próxima generación podrá integrar carga inalámbrica y que el proveedor designado para fabricar estos componentes podría ser Pegatron, un empresa china dedicada a la fabricación de diferentes tipos de componentes y chips.

La firma de seguridad también enfatizó su creencia en que los nuevos modelos de iPhone traerán un pantalla OLED, aunque no se sabe qué modelos sean exactamente.

El brinco tecnológico de Apple hacia una transferencia sin cables sea cual sea el dispositivo, puede ser una ruta para que se deshaga de la gran cantidad de adaptadores que acecha a la compañía californiana en últimas fechas, y que la gente no está tomando con mucha claridad.

Este tipo de carga y transmisión eléctrica tienen sus orígenes en la Bobina de Tesla, la gran invención del genio croata, Nikola Tesla, y que por cuestiones de intereses económicos y de empresas fabricantes de cableado nunca ha sido una realidad como el mismo inventor la imaginó.

Referencia: Apple Insider, TechnoBuffalo

Enlaces Patrocinados
Comentarios