Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Al fin el 2017 ha comenzado, y estamos ya a la espera de lo que será el año revelación para Samsung, que planea renovar de pies a cabeza la famosa gama S. El Galaxy S8 será el primer teléfono de la firma coreana en llegar con importantes novedades que harán de él un equipo distinto en todos los sentidos.

Sabemos que Samsung no quiere guardarse nada para su teléfono estrella, por lo que los últimos rumores indican que podría montar 8 GB de memoria RAM, tres tamaños distintos, S Pen incluido en su versión más grande, lector de huellas dactilares en pantalla, y unos marcos tan reducidos que darán más del 92% del frontal a la pantalla Super AMOLED con doble curvatura.

Pero una de las interrogantes era el tipo de procesador por el que la firma apostaría para darle vida a su nuevo equipo. Si bien es cierto que la nueva alianza entre Samsung y Qualcomm dió los frutos necesarios para traer al mercado el nuevo Snapdragon 835, es también importante saber que siendo Samsung una empresa que tiene su propia división de procesadores llamados Exynos, todos nos preguntamos quién ganaría la pugna por ser el procesador del nuevo Galaxy S8.

Pues parece ser que Samsung ha resuelto el problema de forma muy sencilla. No habrá un solo procesador en el Galaxy S8, sino que serán tres modelos distintos con procesadores diferentes. Eso sí, dependiendo el mercado en el que se adquiera será el Snapdragon o Exynos lo que encontraremos en su interior.

Y es que una fuente cercana al proyecto ha filtrado hoy en la red social Weibo una imagen en la que se especifican las diferencias entre los tres posibles procesadores que vendrán en el teléfono insignia coreano.

Cómo podemos ver en la imagen, hablamos del procesador Snapdragon 835 y el Exynos 8895 en dos diferentes variantes. Del primero conocemos todos los detalles, pero del segundo no había muchas novedades hasta ahora.

Resulta un tanto extraño que Samsung apueste por lanzar dos modelos con procesadores Exynos 8895, que aunque tienen diferencia, estas no son tan marcadas debido a que se trata del mismo modelo que también han construido sobre los 10nm.

La imagen demuestra que las diferencias entre los nuevos Exynos 8895M y 8895V solo son dos: la primera es que el 8895M tendrá una velocidad de reloj 200 Mhz más alta que el 8895V, mientras que la GPU G71 que montará el procesador cuenta con dos núcleos más en la versión 8895M. Como pueden ver son  diferencias mínimas, pero marcadas.

Los demás características del Exynos  8895 M y V serán: CPU de 8 núcleos; 4 serán los M2 diseñados por Samsung, y los otros 4 serán ARM Cortex-A53. La frecuencia del reloj será de hasta 2.5 GHz en la versión M, y de 2.3 GHz en la versión V, mientras que los 4 núcleos diseñados por ARM tendrán una frecuencia de hasta 1.7 GHz en ambos modelos.

Por otra parte, el nuevo Exynos 8895 será capaz de soportar una memoria RAM LPDDR4, y funcionar con pantallas 4K, unidad Flash de memoria 2.1 creada para equipos de alto rendimiento con bajo consumo energético, entre otras novedades.

Debido a las pocas diferencias entre las dos versiones del nuevo Exynos 8895 es posible que Samsung haga exclusiva la versión M para su nuevo Galaxy S8, mientras que la versión V podrá ser utilizada para otros equipos de la marca que puedan gozar de un alto rendimiento, pero que sigan teniendo un desempeño un poco más bajo  que el  poderoso estandarte de la firma coreana.

El nuevo procesador de Samsung estará listo para llegar al mercado en el segundo trimestre del año, por lo que estaría listo para hacer su debut el próximo mes de abril en Nueva York, aunque es casi un hecho que el Galaxy S8 con procesador Exynos solo se podrá adquirir en el mercado asiático, mientras que el modelo con el nuevo Snapdragon 835 será incluido en la versión internacional.

Referencia: GSMArena, SamMobile

Desde la Red…
Comentarios