Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Después de experimentar con 24 adultos, un equipo de investigadores de la Universidad de California, en Berkeley, determinó que ver contenido en una pantalla estéreo 3D daña los ojos y el cerebro. El problema es que el ojo debe constantemente ajustar la distancia a la pantalla física y al contenido 3D que se transmite. Esto puede causar incomodidad en la visión, fatiga y dolores de cabeza, lo cual uno podría suponer es parte de la vida, pero ahora el chivo expiatorio parece ser la tecnología 3D.

En su artículo en el “Journal of Vision“, “The Zone of Comfort: Predicting Visual Discomfort with Stereo Displays” (la zona de comfort: prediciendo la incomodidad visual con las imágenes estéreo), escribe Martin S. Banks (también profesor de optometría y ciencia de la visión): “Cuando vemos imágenes estéreo 3D en pantallas, los ojos deben enfocar -esto es, acomodar- a la distancia de la pantalla porque es de ahí de donde viene laluz. Al mismo tiempo, los ojos deben converger a la distancia del contenido estéreo, que puede estar enfrente o detrás de la pantalla“.

De acuerdo al artículo, el ver el contenido 3D a una distancia corta (por ejemplo, al usar una computadora de escritorio o un teléfono), es más incómodo visualmente cuando el contenido se coloca enfrente de la pantalla. En un cine, por ejemplo, eslo opuesto: el contenido 3D colocado detrás de la pantalla causa más incomodidad que la escenas que brincan hacia los espectadores.

Con la explosión de todo género de dispositivos capaces de mostrar imágenes 3D, tales como televisiones y teléfonos móviles, el entender qué es lo que hace este tipo de tecnología puede ayudar a usarla mejor. El único problema es que los esquemas que promueven y comercializan las 3D sobrepasan a la investigación sobre el tema, por lo cual, estamos más o menos caminando a ciegas en este nuevo mundo tridimensional.

Fuente: TechCrunch

Desde la Red…
Comentarios