¿Serán los teléfonos con doble núcleo más publicidad que eficiencia? De acuerdo a un ejecutivo de ARM, la respuesta es no; los teléfonos de dos cerebros serán la ola del futuro.

Según James Bruce, estratega líder en ARM, el camino que llevarán los procesadores de esa empresa contendrán un desempeño mejorado apenas en un “2x” para cada generación subsecuente; el chip A15 que está por venir en 2012 será dos veces más poderoso que el diseño actual de A9.

La pregunta, de cualquier forma, es si ese núcleo adicional dará un mejor desempeño sin drenar la batería rápidamente.

La respuesta no es simple. A diferencia de los procesadores X86 que Intel y AMD fabrica para PC, ARM crea una licencia con sus diseños, de forma que quienes las adquieren como Samsung o Texas Instruments puedan acelerar a voluntad y después rodearlos con la lógica adicional para desempeñar funciones adicionales.

Del lado del software, los desarrolladores de apps tienen que crear a conciencia algo que aproveche el CPU a fondo. Las compañías y usuarios, por su parte, pueden extender la vida de la batería al minimizar el número de veces que el teléfono se conecta a la red para usar una aplicación.

Al tener múltiples núcleos se pueden correr varios procesos a la vez, pero la desventaja por el desempeño adicional se refleja en la vida de la batería, si es que se emplea su velocidad completa. Al usar el núcleo adicional puede pasar que el sistema entero corra a un paso más lento pero en modo de consumo bajo de energía.

En lo que ARM está trabajando, dijo Bruce, es en poder correr aplicaciones de usuario en un cerebro, como el navegador por ejemplo, y en el otro ejecutar el sistema operativo y otras tareas.

Con el Cortex A9, que ya se puede encontrar en el Nvidia Tegra 2 y que se distribuirá este año “verán muchos trucos como ese,” dijo James.

“Hacemos muchos análisis de los smartphones”, dijo Bruce. “Los navegadores, por ejemplo, son muy sensibles a la memoria y pueden estar por todo el lugar (el sistema), son destructores de caché, por decir algo.”

Esta compañía planea adicionalmente aprovechar las técnicas a las que Intel se refiere como Hurry Up and Go (HUGI) en esas velocidades computacionales más altas que permiten al procesador terminar rápidamente una tarea y después “enfriarse” hasta llegar al modo de ahorro de energía.

El Cortex A15 ejecutará más instrucciones por ciclo que el A9 con 50% mejor rendimiento, potenciando el desempeño y traduciéndose en eficiencia, según informó Bruce.

No cabe duda que si seguimos viendo este crecimiento, pronto podremos sentir una experiencia más cercana a la de una desktop en la palma de nuestras manos, sólo resta esperar.

Fuente

 

Enlaces Patrocinados
Comentarios