Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.
telefonos

Foto: cuartoscuro

En conversaciones casuales se tiene la percepción, aún más en redes sociales y blogs, de que la mayoría de los usuarios de telecomunicaciones móviles en México poseen un smartphone y se la pasan conectados a internet. Sin embargo, esto pudiera ser cierto para su círculo personal y profesional pero la realidad en México es otra.

De acuerdo a The Competitive Intelligence Unit (CIU), la consultoría especializada en mercado y regulación de las telecomunicaciones, al primer trimestre de 2013 las líneas móviles activas alcanzaron 101.3 millones, equivalente al 85.6% de la población total. Esto quiere decir que aún existe un 15% que no tiene teléfono móvil, ya no digamos smartphone, y esa cifra crece si se toma en cuenta que algunas personas cargan más de una línea con ellos.

En cuanto a operadores de telecomunicaciones móviles se refiere, CIU reportó que Telcel, la filial mexicana de América Móvil, cuenta con 70.3% del total de líneas en el país. Las otras 3 de cada 10 líneas están repartidas entre Movistar (19.0%), operador mexicano de la española Telefónica; Iusacell (6.8%), empresa propiedad 50% de Televisa y 50% de TV Azteca; y Nextel (3.9%), la filial de la empresa estadounidense NII Holdings.

Perfil del usuario móvil mexicano

De esas más de cien millones de líneas móviles hay que recordar que 85% de ellas se encuentran en la modalidad de prepago y solamente 15 millones de líneas utilizan el esquema de contrato o pospago. De las personas que recargan constantemente su saldo móvil, más de la mitad recarga $50 pesos (4 dólares) o menos de acuerdo al último reporte de la consultoría CIU. Incluso, 8 de cada 10 recargan $100 pesos (8 dólares) o menos en promedio cada 2.6 semanas.

Para cerrar la sección de datos duros, la misma consultoría estima que existen 26.3 millones de teléfonos inteligentes, de los cuales únicamente la mitad está conectada constantemente a Internet mientras que el resto tiene conexión itinerante dependiendo de su situación financiera en el momento o la disponibilidad de WiFi en el lugar.

En la opinión del director de análisis en CIU, Gonzalo Rojon, la mayoría de los operadores están tratando de incentivar que se consuma más el Internet móvil con planes de banda ancha, ya sea por hora, día o semana, lo que deja el resto del tiempo sin conexión a los usuarios, o con paquetes de $200 pesos al mes que incluyen consumo de mensajería y redes sociales como WhatsApp, BBM, Twitter, Facebook, entre otros.

No obstante, el ingreso promedio por usuario al mes o ARPU en el mercado mexicano es de 170 pesos, según cálculos de CIU. Entonces, “si el gasto promedio por usuario es menor al plan de Internet ofrecido, ¿cómo esperarías que incremente la banda ancha móvil?”, cuestionó Rojon.

Lo anterior demuestra el bajo poder adquisitivo de la población mexicana, la elevada concentración en el mercado y deja al descubierto la mayor limitante para la conectividad de banda ancha móvil: el precio.

Así, CIU estima que México cierre 2013 con más de 105 millones de líneas, y aunque los teléfonos inteligentes de bajo costo están cada vez más a la vuelta de la esquina, será imprescindible contar con más conexiones a Internet tanto fijas como móviles.

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios