Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Desde el día de ayer, la noticia que ha mantenido atentos tanto a fanáticos como a detractores de Apple, es el reciente descubrimiento sobre la diferencia de velocidad de escritura que tiene el iPhone 7 de 32 GB con respecto a su hermano mayor de 256 GB. Esto ha causado furia e intriga de muchas personas por saber si es cierto y, de serlo, en qué les afecta realmente.

Como era de esperarse, al ser un producto nuevo y sobre todo de Apple, el enojo de los usuarios y las batallas en línea no se hicieron esperar, donde además de avivar una discusión innecesaria, se comenzaron a generar teorías complotistas sobre si Apple castiga a los usuarios por no comprar la versión más cara de su producto. Sin embargo, podemos afirmar que en realidad se trata de la arquitectura de la memoria.

Existen distintos tipos de arquitectura en las memorias, donde Apple es el único fabricante que ha decidido emplear una arquitectura de tipo SSD (sí, como el de las computadoras pero adaptándola a sus smartphone) mientras que otras marcas emplean memorias UFS (Universal Flash Storage) la cual ya va en su versión 2.1 y que cuenta con otro tipo de tecnología similar.

Regresando a las unidades SSD de Apple, éstas funcionan de la siguiente manera: a mayor capacidad su número de chips NAND —que son los encargados de leer y escribir— también aumenta. Entonces, si en 32 GB se cuenta con una cantidad de chips, la cual es mucho mayor en la versión de 256 GB, está claro que el trabajo se divide y su velocidad aumenta.

Ahora, para los que han comenzado a comparar esta velocidad con respecto a otros smartphones, aquí cabe recordar que no solo depende de la velocidad de la memoria, sino de otros elementos como el bus de la placa base, la cache y otros elementos, donde lo que realmente se podría lamentar es la decisión de Apple por emplear una arquitectura de este tipo que limite tanto la velocidad de escritura de su memoria más básica.

¿En qué me afecta?

Para un usuario normal, absolutamente en nada, ya que a pesar de tener una velocidad bastante reducida con respecto a sus hermanos mayores, esta velocidad está por encima del mínimo necesario que se requiere para grabar videos en 4K, la cual es de 30 MB/s, que rápidamente nos dice que el equipo es lento.

Ahora, en donde encontraremos la principal diferencia será en el tiempo que empleará el equipo en transferir o instalar archivos de gran peso, como una película en alta definición, realizar una recuperación del sistema operativo o bien instalar una aplicación de gran peso.

Desde la Red…
Comentarios