android wear

Cuando la tecnología de vestir supera a los verdaderos accesorios de vestir significa que la tecnología es el último grito de la moda.

Ya tenemos unos años soñando con la tecnología integrada con nuestra forma de ser, algunos tienen brazaletes, otros lentes con pantallas integradas, pero la moda tecnológica que ha tomado más fuerza son los relojes inteligentes que se han convertido en el gadget de moda.

Los envíos globales de relojes inteligentes ha llegado a 8.1 millones de unidades en el último cuarto del 2015. No suena a un número tan grande, pero se vuelve enorme cuando lo comparamos con los tradicionales relojes suizos que solo movieron 7.9 millones de unidades. El mercado de los relojes inteligentes creció el 316% en un solo año y ahora superan a los relojes suizos.

Aunque Android Wear fue el primero en abordar esta tecnología formalmente, Apple con su Apple Watch tiene el 63% del mercado, mientras el resto está diluido en diferentes fabricantes principalmente Samsung que tiene el 19% del mercado de relojes con su sistema operativo Tizen al igual que sus relojes con Android.

Al inicio los relojes inteligentes parecían juguetes de caja de cereal, no parecían algo que realmente pudiera suplir el estilo que te podría brindar un reloj tradicional como los relojes suizos que ofrecen mecanismos de calidad. Ahora con los nuevos modelos con diferentes, formas, materiales, pantallas y precios han hecho que los relojes inteligentes sean una verdadera competencia de los relojes convencionales.

Ahora tenemos relojes que a lo lejos podrías confundir con un reloj mecánico, gadgets redondos y metálicos con excelentes diseños como el Moto 360, LG Watch Urbane, Huawei Watch, Apple con su reloj metálico un poco más cuadrado e inclusive fabricantes de relojes de moda como Fossil y TAG Heuer tienen sus relojes inteligentes con el diseño clásico.

Un reloj de vestir puede costar miles de pesos pero siguen haciendo exactamente lo mismo, dan la hora y la fecha si tienes suerte. Es una inversión muy grande por un accesorio de vestir que solo hace dos funciones. Ahora haciendo una inversión similar los usuarios pueden disfrutar de una gran galería de funciones con un reloj más o menos al mismo nivel de estilo. Ciertamente los Android Wear o el Apple Watch todavía no llegan al nivel de elegancia o estilo que podría tener un reloj de vestir, pero poco a poco se está llegando a punto medio donde se puede tener ambos funcionalidad y estilo.

tag-heuer-connected-2

Podríamos pensar en el caso más crítico, el TAG Heuer Connected que ofrece lo mejor de los dos mundos pero el precio de $1,500 dólares no es lo más atractivo. Pero son los relojes de 180-300 dólares que los clientes están adquiriendo por una buena combinación de funcionalidad, diseño y precio.

Poco a poco veremos como las ventas de los relojes de vestir irán desplomándose, mientras los relojes inteligentes se seguirán reinventando e irán convenciendo a los clientes de que son la mejor opción. Eventualmente todas las marcas de relojes querrán incluirse en esta era digital donde un reloj ya no puede ser únicamente un reloj. Si es un accesorio que llevamos con nosotros ahora tiene que hacer muchas cosas para que valga la pena tenerlo en nuestra muñeca.

Fuente: TechCrunch

Enlaces Patrocinados
Comentarios