Un Apple Watch 2 sería presentado este año con cambios mínimos en su diseño y diversas mejoras, excepto una que interesaba Apple: conectividad celular.

De acuerdo con un nuevo reporte de Bloomberg, la compañía tenía planeado incorporar la tecnología e independizar el reloj inteligente del iPhone, pero se encontró con problemas relacionados con la vida de la batería.

Según el informe, Apple estuvo en pláticas con diferentes operadoras en Estados Unidos y Europa sobre llevar el Apple Watch a sus redes, pero dejó claro que, incluso si era capaz de lanzar una versión con conectividad celular, esto no sucedería sino hasta diciembre.

La mayor preocupación de Apple ha sido el esfuerzo y la presión que los chips celulares pondrían en la vida de la batería del reloj, por lo que se dice que la compañía ha comenzado a buscar chips de baja potencia para las futuras generaciones del dispositivo.

A pesar de que es poco probable que tengamos un Apple Watch con esta clase de conectividad este 2016, se espera que Apple lance nuevas versiones del reloj con GPS, lo que optimizaría sus capacidades de geolocalización, así como mejoras en su procesador con uno nuevo de 16 nanómetros, batería e impermeabilidad.

No se esperan cambios sustanciales en su diseño, manteniéndose la estética actual y su grosor, ya que a pesar de la adopción de la tecnología de pantalla más delgada, la batería mayor para abastecer a los nuevos componentes lo impide.

En los últimos años Apple ha puesto un gran empeño en orientar sus dispositivos a mejorar la salud de los usuarios, y el Apple Watch 2 puede ser una de las herramientas clave.

De cualquier forma, si Apple está escuchando a la voz de los consumidores, el nuevo Apple Watch corregiría más temas de hardware y dejaría de lado lo estético para mejorar la experiencia del usuario.

Referencias: Bloomberg, MacRumors

Enlaces Patrocinados
Comentarios